¿Errores que cometen las Biblias católicas y Evangélicas en la traducción del griego al español?

Error 1

 

Cuando fue escrito el nuevo testamento de las Sagradas Escrituras por los apóstoles, fue escrito en griego koiné o griego común que existió desde el año 150 a.C - 150 d.C, y no fue escrito en el lenguaje griego que tenemos hoy en la actualidad; ya que el lenguaje griego que existía en ese entonces tenía: ciertas diferencias con el lenguaje griego actual:

 

Una de las diferencias más destacadas e importantes es que cuando el nuevo testamento de las Sagradas Escrituras fue escrito por primera vez por los apóstoles en lenguaje griego koiné, este griego Koiné: no tenía separación de palabras; ya que la escritura era toda unida entre palabras y solo había espacios cuando era punto aparte, también este texto griego no tenía puntuaciones tal como tiene el lenguaje griego hoy actual, como podemos ver en los siguientes documentos, y los mostramos a continuación:


             imagen griega

 

Ahora que hemos visto una de las diferencias que existe entre las biblias griegas actuales y el griego koiné en el cual escribieron los apóstoles la biblia, estamos listos para ver cuál fue el primer error más grave que arrastran las biblias católicas como evangélicas entre otras más de 450 años:

 

Y es que cuando alrededor de  los año de 1550 d.C. la biblia que vivía escondido en el vaticano escrita en griego koiné la encontró: Erasmo de Róterdam, el cual lastimosamente él SOLO tradujo al griego que había en esa época, separándole el NT en palabras que él conocía, y creó así una de las obras más destacadas de todos los tiempos que es conocido como: El Textus Receptus, el cual una porción del libro de romanos 3 de este libro podemos ver gracias a Logos a continuación:

 

 

Sigamos con un poco más de historia, luego de traducir Erasmo de Róterdam el Nuevo Testamento, en la misma época Martín Lutero, traduce este libro conocido como el Textus Receptus al alemán en apenas seis meses, causando que hoy la biblia sea escrita en muchísimos idiomas, alrededor de todo el mundo.

 

Bien, ahora que hemos visto un poco de historia, estamos listo para entender el primer error que tienen las Biblias católicas y Evangélicas:

 

Y es cuando Erasmo de Róterdam separa el Nuevo Testamento en palabras griegas dejo palabras escondidas unidas a otras palabras, que podemos ver hoy gracias a diccionarios como Perseo, Babylon, E-Z-Glot, Βικιπαίδεια entre otros que no tenía Erasmo y que hoy lo tenemos gratis al internet.

 

Bien, De tal manera es este error, que solo en el Capítulo 3 y 4 de Romanos que hemos traducido hemos podido encontrar que de 1151 palabras griegas que hemos podido encontrar se considera apenas 269 palabras griegas que Erasmo de Róterdam conocía, y no solo esto paso ya que Martin Lutero que tomo la obra de Erasmo de Róterdam para poder entender el Textus Receptus aumenta 394 palabras para poder traducirles al lenguaje Alemán, dando una validez de -11.24%, como podemos ver en las siguientes tablas:

Pero, no solo este error de separación de palabras griegas podemos ver que cometen Erasmo de Róterdam y le acolita Martin Lutero, sino que hay otros que a continuación los mencionamos:

 

Error 2

Otro de los errores que tienen estas biblias, es que se eliminan palabras griegas y se remplazan por otras

Error 3

Se considera la gramática griega a lo mucho un 5% y se cambia, por decir pronombres por adjetivos.

Error 4

No se respeta el orden griego de las palabras.

Para comprender estos errores veamos la siguiente tabla donde se traduce Romanos 4:13 del griego al español:

 

Error 5

No se considera todos los significados de las palabras. Por ejemplo: la palabra griega “ἀρᾶς” que utiliza romanos 3:14, que el griego indica como arar o extirpar algo de alguien, tiene 7 frases o palabras que indican como se tiene que hacer esta labor, … pero de estas siete, solo cogen las Biblias Católicas como evangélicas la palabra: “maldición” que, aunque está dentro de estas frases no dice nada de cómo hay que arar algo cuando le consideramos sola a esta palabra.

Por ejemplo, la palabra griega ρᾶς, que se aplica en romanos 3:14 si respetáramos toda la gramática griega y todos los significados de esta palabra podemos escribir la siguiente oración de la siguiente manera:

 

tú hayas orado a Dios hasta que él haciéndose cargo y asumiendo el control, retirara este veneno,

He ido este veneno, dejó de enredar que es causa de desgracia, o maldición

 

 

 

Pero si en la traducción solo se coge la palabra “maldición” de la palabra griega “ρς” tal como se lo hace en la Biblias católicas y Evangélicas, entonces se ha perdido un 95% o más de lo que nos quieren decir las palabras griegas al solo coger una  palabra de todo lo que nos dice esta  palabra griega, imagínese si otro compositor utiliza de esta palabra griega la palabra "control" y otro "hayas" esto hiciera que pudiéramos decir cualquier cosa, menos lo que dice el autor, en este caso Dios.

Hay que tener aquí bien en claro, que el coger un solo significado de esta palabra o cualquier palabra de las Sagradas Escrituras, no lo podemos hacer, ya que este libro fue escrito alrededor del año 100 D.C y nosotros estamos en año 2016 D.C o quizás aún más, y no podemos preguntar a alguien de esa época si se puede coger tan solo la palabra “maldición”, en esta palabra o en otra palabra, por lo que nos queda la única alternativa de coger la mayoría de los significados de la palabra, para concordar con lo que el autor quiso decir en esa época.