¡Precaución, …! No juegue con su vida, creyendo cuentos como si fuera la palabra de Dios.