El Prudente y la prudencia

 

Características de las Personas prudentes.

 

El prudente en relación al Carácter

 

13En los labios del prudente se halla sabiduría; Mas la vara es para las espaldas del falto de cordura.” (Prov. 10:13)

 

¿El prudente refrena sus labios,…?

 

19En las muchas palabras no falta pecado; Mas el que refrena sus labios es prudente.” (Prov. 10:19)

 

12El que carece de entendimiento menosprecia a su prójimo; Mas el hombre prudente calla.” (Prov. 10:12)

 

¿El prudente no hace caso a la injuria,…?

 

16El necio al punto da a conocer su ira; Mas el que no hace caso de la injuria es prudente.” (Prov. 12:16)

 

¿Qué reposa en el corazón del prudente,…?

 

33En el corazón del prudente reposa la sabiduría; Pero no es conocida en medio de los necios.” (Prov. 14:33)

 

El prudente en relación al Entorno.

 

            ¿La prudencia sirve para hacer la guerra,…?

 

5Y salía David a dondequiera que Saúl le enviaba, y se portaba prudentemente. Y lo puso Saúl sobre gente de guerra, y era acepto a los ojos de todo el pueblo, y a los ojos de los siervos de Saúl.” (1Sam. 18:5)

 

¿La prudencia sirve para todo asunto,…?

 

14Y David se conducía prudentemente en todos sus asuntos, y Jesús estaba con él.” (1Sam. 18:14)

 

¿La prudencia sirve para guardar la ley de Dios,…?

 

12Y Jesús te dé entendimiento y prudencia, para que cuando gobiernes a Israel, guardes la ley de Jesús tu Dios.” (1Cron. 22:12)

 

         ¿La prudencia sirve para hacer casa a Jesús,…?

 

12Además decía Hiram: Bendito sea Jesús el Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, y que dio al rey David un hijo sabio, entendido, cuerdo y prudente, que edifique casa a Jesús, y casa para su reino.” (2Cron. 2:12)

 

¿El prudente no se afana por hacerse rico,…?

 

4No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste.” (Prov. 23:4)

 

¿El prudente utiliza la prudencia para afirmar su casa,…?

 

3Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará; 4Y con ciencia se llenarán las cámaras De todo bien preciado y agradable.” (Prov. 24:3-4)

 

         ¿El prudente guarda la ley,…?

 

7El que guarda la ley es hijo prudente; Mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.” (Prov. 28.7)

 

El prudente en relación a su prójimo

 

¿Los prudentes sirven para gobernar sobre los demás,…?33Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. 34Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. 35Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. 36Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre. 37El asunto pareció bien a Faraón y a sus siervos” (Gén. 41:33-37)

 

¿Los prudentes pueden ser paje de armas,…?17Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo. 18Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jesús está con él. 19Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas. 20Y tomó Isaí un asno cargado de pan, una vasija de vino y un cabrito, y lo envió a Saúl por medio de David su hijo. 21Y viniendo David a Saúl, estuvo delante de él; y él le amó mucho, y le hizo su paje de armas. 22Y Saúl envió a decir a Isaí: Yo te ruego que esté David conmigo, pues ha hallado gracia en mis ojos. 23Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.” (1Sam. 16:17-23)

 

2El siervo prudente se enseñoreará del hijo que deshonra, y con los hermanos compartirá la herencia.” (Prov. 17:2)

 

                            ¿El siervo prudente da el alimento a tiempo,…?

 

45¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? 46Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. 47De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. 48Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; 49y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, 50vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, 51y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.” (Mat. 24:45-51)

 

El prudente en relación al conocimiento.

 

16Todo hombre prudente procede con sabiduría; Mas el necio manifestará necedad.” (Prov. 13:16) 18Los simples heredarán necedad; Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.” (Prov. 14:18)

 

8La ciencia del prudente está en entender su camino; Mas la indiscreción de los necios es engaño.” (Prov. 14:8)

 

5El necio menosprecia el consejo de su padre; Mas el que guarda la corrección vendrá a ser prudente.” (Prov. 15:5)

 

21El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.” (Prov. 16:21)

 

¿Qué puede causar a un rey al ver la prudencia de una persona,…?

 

15Y viendo Saúl que se portaba tan prudentemente, tenía temor de él.” (1Sam. 18:15)

 

         ¿Qué admiten los reyes y jueces prudentes,…?

 

10Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. 11Servid a Jesús con temor, Y alegraos con temblor.” (Sal. 2:10)

 

¿Qué nos puede ayudar a conocer razones prudentes, y ayudar a recibir consejos de prudencia,…?

 

1Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. 2Para entender sabiduría y doctrina, para conocer razones prudentes, 3Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad;” (Prov. 1:1-2)

 

¿Qué son los labios prudentes,…?

 

15Hay oro y multitud de piedras preciosas; Mas los labios prudentes son joya preciosa.” (Prov. 20:15)

 

¿Qué cosas debemos de hacer prudentes y ser comparados al que edifica su casa sobre la roca,…?

 

24Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 28Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.” (Mat. 7:24-29)

 

         ¿Practicar las bienaventuranzas,…?

 

1Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. 2Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: 3Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. 4Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. 5Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. 6Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. 7Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. 8Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. 9Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios. 10Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos. 11Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. 12Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” (Mat. 5:1-12)

 

         ¿Hay que ser la sal de la tierra, continuamente…?

 

13Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.” (Mat. 5:13)

 

¿Hay que ser la luz al mundo,… como una ciudad que se asiente en un monte y no se puede esconder,…?

 

14Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. 15Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 16Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.” (Mat. 5:14-16)

 

¿Hay que guardar la ley de Dios,… y enseñar la ley de Dios a los demás,…?

 

17No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.” (Mat. 5:17-20)

 

         ¿No debemos enojarnos con nuestros hermanos, para ser culpables de juicio… y tampoco de decirles necios, ni fatuo?

 

21Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.” (Mat. 5:21-26)

 

¿No hay que mirar a las mujeres para codiciarles,… aquí incluye ver pornografía por cualquier medio,…?

 

27Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.” (Mat. 5:27-30)

 

¿No hay que repudiar a la mujer ya sea solo por adulterio,…?

 

31También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.” (Mat. 5:31-32)

 

¿No hay que jurar,…?

 

33Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.” (Mat. 5:33-36)

 

         ¿No hay que poner resistencia al que es malo, y al que pide hay que dársele,…?

 

38Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. 42Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.” (Mat. 5:38-42)

 

         ¿Hay que amar a nuestros enemigos,… para ser hijos de Dios?

 

43Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? (Mat. 5:43-47)

 

¿Hay que ser perfectos,…?

 

48Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” (Mat. 5:38-48)

 

¿No hagas justicia para ser visto delante de los hombres,…?

 

1Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. 2Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 3Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mat. 6:1-4)

 

         ¿No ores para ser visto,… sino en secreto,…?

 

5Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 6Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. 7Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. 8No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. 9Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. 10Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 11El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 12Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. 13Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén. 14Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; 15mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mat. 6:5-15)

 

¿Cuándo se ayune hay que ungir la cabeza y lavar nuestro rostro,…?

 

16Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mat. 6:16-18)

 

¿No hay que hacer tesoros en la tierra sino en el cielo,…?

 

19No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; 20sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan. 21Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.” (Mat. 6:19-21)

 

         ¿Haz que tu ojo sea bueno, para que tu cuerpo se llene de luz… no le contamines, para que tu cuerpo se llene de tinieblas…?

 

22La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; 23pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?” (Mat. 6:22-23)

 

¿No sirvas a las riquezas y a Dios,… porque no lo vas a poder hacer,…?

 

24Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” (Mat. 6:24)

 

¿No hay que afanarse por la vida, en cuanto a que comer o beber o el vestido,…?

 

25Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? 27¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo? 28Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. 30Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? 31No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 34Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” (Mat. 6:25-34)

 

         ¿No juzguéis para que no seas juzgado,…?

 

1No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. 3¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 4¿O cómo dirás a tu hermano: Déjame sacar la paja de tu ojo, y he aquí la viga en el ojo tuyo? 5¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.” (Mat. 7:1-5)

 

¿No hay que dar lo santo a los perros, ni las perlas delante de los cerdos,…?

 

6No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen, y se vuelvan y os despedacen.” (Mat. 7:6)

 

         ¿Hay que pedir para que se nos dé,… o hay que llamar para que se nos habrá,…?

 

7Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. 9¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? 10¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? 11Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan? 12Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.” (Mat. 7:7-12)

 

         ¿Hay que entrar por la puerta estrecha, que lleva a la vida,…?

 

13Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mat. 7:13-14)

 

         ¿Hay que guardarse de los falsos profetas,…?

 

15Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? 17Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. 18No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. 19Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. 20Así que, por sus frutos los conoceréis.” (Mat. 7:15-20)

 

¿Hay que practicar la voluntad de Dios,…?

 

21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de , hacedores de maldad.” (Mat. 7:21-23)

 

¿Para qué sirve la prudencia,…?

 

            ¿La prudencia sirve para hacer la guerra,…?

 

5Y salía David a dondequiera que Saúl le enviaba, y se portaba prudentemente. Y lo puso Saúl sobre gente de guerra, y era acepto a los ojos de todo el pueblo, y a los ojos de los siervos de Saúl.” (1Sam. 18:5)

 

¿La prudencia sirve para todo asunto,…?

 

14Y David se conducía prudentemente en todos sus asuntos, y Jesús estaba con él.” (1Sam. 18:14)

 

¿La prudencia sirve para guardar la ley de Dios,…?

 

12Y Jesús te dé entendimiento y prudencia, para que cuando gobiernes a Israel, guardes la ley de Jesús tu Dios.” (1Cron. 22:12)

 

         ¿La prudencia sirve para hacer casa a Jesús,…?

 

12Además decía Hiram: Bendito sea Jesús el Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, y que dio al rey David un hijo sabio, entendido, cuerdo y prudente, que edifique casa a Jesús, y casa para su reino.” (2Cron. 2:12)

 

         ¿La prudencia sirve para afirmar la casa,…?

 

3Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará; 4Y con ciencia se llenarán las cámaras De todo bien preciado y agradable.” (Prov. 24:3-4)

           

         ¿La prudencia sirve para esperar al novio,…?

 

1Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposo. 2Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. 3Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; 4mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. 5Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron. 6Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle! 7Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. 8Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apagan. 9Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta. 11Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, señor, ábrenos! 12Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco. 13Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.” (Mat. 25:1-13)

 

¿En qué debemos utilizar la prudencia,…?

 

9¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jesús son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos. ” (Oseas 14:9)

 

¿En qué tiempo calla el prudente,…?

 

10Ellos aborrecieron al reprensor en la puerta de la ciudad, y al que hablaba lo recto abominaron. 11Por tanto, puesto que vejáis al pobre y recibís de él carga de trigo, edificasteis casas de piedra labrada, mas no las habitaréis; plantasteis hermosas viñas, mas no beberéis el vino de ellas. 12Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres. 13Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo.” (Amós 5:10-13)

 

16He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas.” (Mat. 10:16)

 

¿Para qué pueden servir los hombres prudentes,…?

 

¿Los prudentes sirven para gobernar sobre los demás,…?33Por tanto, provéase ahora Faraón de un varón prudente y sabio, y póngalo sobre la tierra de Egipto. 34Haga esto Faraón, y ponga gobernadores sobre el país, y quinte la tierra de Egipto en los siete años de la abundancia. 35Y junten toda la provisión de estos buenos años que vienen, y recojan el trigo bajo la mano de Faraón para mantenimiento de las ciudades; y guárdenlo. 36Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre. 37El asunto pareció bien a Faraón y a sus siervos” (Gén. 41:33-37)

 

¿Los prudentes pueden ser paje de armas,…?17Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo. 18Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jesús está con él. 19Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas. 20Y tomó Isaí un asno cargado de pan, una vasija de vino y un cabrito, y lo envió a Saúl por medio de David su hijo. 21Y viniendo David a Saúl, estuvo delante de él; y él le amó mucho, y le hizo su paje de armas. 22Y Saúl envió a decir a Isaí: Yo te ruego que esté David conmigo, pues ha hallado gracia en mis ojos. 23Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.” (1Sam. 16:17-23)

 

         ¿Quién puede dar prudencia a los hombres,…?

 

29Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar.” (1Rey. 4:29)

 

12Además decía Hiram: Bendito sea Jesús el Dios de Israel, que hizo los cielos y la tierra, y que dio al rey David un hijo sabio, entendido, cuerdo y prudente, que edifique casa a Jesús, y casa para su reino.” (2Cron. 2:12)

 

         ¿Quién es llamado prudente,…?

 

21El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.” (Prov. 16:21)

 

         ¿Quién es prudente,…?

 

7El que guarda la ley es hijo prudente; Mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.” (Prov. 28.7)

 

24Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 25Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 26Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 27y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. 28Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; 29porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.” (Mat. 7:24-29)

 

10Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados.” (1Cor. 4:10)

 

         ¿Quién es necesario que sea prudente,…?

 

1Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5(pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.” (1Tim 3:1-6)

 

2Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia.” (Tit. 2:2)

 

         ¿Quién tiene espíritu prudente,…?

 

                                    27El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido.” (Prov. 17:27)

 

         ¿Quién menosprecia la prudencia de las razones,…?

 

9No hables a oídos del necio, porque menospreciará la prudencia de tus razones.” (Prov. 23:9)

 

         ¿A quienes hay que enseñar prudencia,…?

 

3Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 4que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. 6Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; 7presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, 8palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros.” (Tit. 2:3-8)

 

         ¿De quién esta profetizado que hace volver a los rebeldes a la prudencia,…?

 

13Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan. 14Y tendrás gozo y alegría, y muchos se regocijarán de su nacimiento; 15porque será grande delante de Dios. No beberá vino ni sidra, y será lleno del Espíritu Santo, aun desde el vientre de su madre. 16Y hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor Dios de ellos. 17E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” (Luc. 1:13-17)

 

         ¿De quién es la mujer prudente,…?

 

14La casa y las riquezas son herencia de los padres; Mas de Jesús la mujer prudente.” (Prov. 19:14)

 

¿Quiénes hacen que su corazón haga prudente su boca,…?

 

23El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios.” (Prov. 16:23)

 

         ¿Tienen que ser prudentes los escribas,…?

 

32Y Jonatán tío de David era consejero, varón prudente y escriba; y Jehiel hijo de Hacmoni estaba con los hijos del rey.” (1Cron. 27:32)

 

         ¿De qué es privado a veces el prudente,…?

 

11Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos.” (Ecle. 9:11)

 

         ¿Hay hombres que utilizan mal la prudencia y Dios cuando les castigará,…?

 

12Pero acontecerá que después que el Señor haya acabado toda su obra en el monte de Sion y en Jerusalén, castigará el fruto de la soberbia del corazón del rey de Asiria, y la gloria de la altivez de sus ojos. 13Porque dijo: Con el poder de mi mano lo he hecho, y con mi sabiduría, porque he sido prudente; quité los territorios de los pueblos, y saqueé sus tesoros, y derribé como valientes a los que estaban sentados; 14y halló mi mano como nido las riquezas de los pueblos; y como se recogen los huevos abandonados, así me apoderé yo de toda la tierra; y no hubo quien moviese ala, ni abriese boca y graznase.” (Isa. 10:12-14)

 

         ¿Se puede desvanecer el consejo de los prudentes,…?

 

11Ciertamente son necios los príncipes de Zoán; el consejo de los prudentes consejeros de Faraón se ha desvanecido. ¿Cómo diréis a Faraón: Yo soy hijo de los sabios, e hijo de los reyes antiguos? 12¿Dónde están ahora aquellos tus sabios? Que te digan ahora, o te hagan saber qué es lo que Jesús de los ejércitos ha determinado sobre Egipto. 13Se han desvanecido los príncipes de Zoán, se han engañado los príncipes de Menfis; engañaron a Egipto los que son la piedra angular de sus familias. 14Jesús mezcló espíritu de vértigo en medio de él; e hicieron errar a Egipto en toda su obra, como tambalea el ebrio en su vómito. 15Y no aprovechará a Egipto cosa que haga la cabeza o la cola, la rama o el junco. 16En aquel día los egipcios serán como mujeres; porque se asombrarán y temerán en la presencia de la mano alta de Jesús de los ejércitos, que él levantará contra ellos. 17Y la tierra de Judá será de espanto a Egipto; todo hombre que de ella se acordare temerá por causa del consejo que Jesús de los ejércitos acordó sobre aquél.” (Isa. 19:11-17)

 

         ¿Cuándo Dios hace perecer la prudencia de Edom,…?

 

5Si ladrones vinieran a ti, o robadores de noche (¡cómo has sido destruido!), ¿no hurtarían lo que les bastase? Si entraran a ti vendimiadores, ¿no dejarían algún rebusco? 6¡Cómo fueron escudriñadas las cosas de Esaú! Sus tesoros escondidos fueron buscados. 7Todos tus aliados te han engañado; hasta los confines te hicieron llegar; los que estaban en paz contigo prevalecieron contra ti; los que comían tu pan pusieron lazo debajo de ti; no hay en ello entendimiento. 8¿No haré que perezcan en aquel día, dice Jesús, los sabios de Edom, y la prudencia del monte de Esaú? 9Y tus valientes, oh Temán, serán amedrentados; porque todo hombre será cortado del monte de Esaú por el estrago. 10Por la injuria a tu hermano Jacob te cubrirá vergüenza, y serás cortado para siempre.” (Abd. 1:5-10)

 

         ¿Cómo no utilizar la prudencia,…?

 

5Fíate de Jesús de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. 6Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. 7No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jesús, y apártate del mal; 8Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.” (Prov. 3:5-7)

 

21¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!,… 24Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jesús de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel.” (Isa. 5:21)

 

1Vino a mí palabra de Jesús, diciendo: 2Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así ha dicho Jesús el Señor: Por cuanto se enalteció tu corazón, y dijiste: Yo soy un dios, en el trono de Dios estoy sentado en medio de los mares (siendo tú hombre y no Dios), y has puesto tu corazón como corazón de Dios; 3he aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secreto que te sea oculto. 4Con tu sabiduría y con tu prudencia has acumulado riquezas, y has adquirido oro y plata en tus tesoros. 5Con la grandeza de tu sabiduría en tus contrataciones has multiplicado tus riquezas; y a causa de tus riquezas se ha enaltecido tu corazón. 6Por tanto, así ha dicho Jesús el Señor: Por cuanto pusiste tu corazón como corazón de Dios, 7por tanto, he aquí yo traigo sobre ti extranjeros, los fuertes de las naciones, que desenvainarán sus espadas contra la hermosura de tu sabiduría, y mancharán tu esplendor. 8Al sepulcro te harán descender, y morirás con la muerte de los que mueren en medio de los mares. 9¿Hablarás delante del que te mate, diciendo: Yo soy Dios? Tú, hombre eres, y no Dios, en la mano de tu matador. 10De muerte de incircuncisos morirás por mano de extranjeros; porque yo he hablado, dice Jesús el Señor.” (Eze. 28:1-10)

 

Consecuencias de ser prudentes

 

¿Los prudentes son aceptos a los ojos de todo el pueblo,…?5Y salía David a dondequiera que Saúl le enviaba, y se portaba prudentemente. Y lo puso Saúl sobre gente de guerra, y era acepto a los ojos de todo el pueblo, y a los ojos de los siervos de Saúl.” (1Sam. 18:5)

 

¿Cuándo uno es prudente en todo asunto Jesús está con él,…? 14Y David se conducía prudentemente en todos sus asuntos, y Jesús estaba con él.” (1Sam. 18:14)

 

¿Los simples se coronan de sabiduría,…?18Los simples heredarán necedad; Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.” (Prov. 14:18)

 

2El siervo prudente se enseñoreará del hijo que deshonra, Y con los hermanos compartirá la herencia.” (Prov. 17:2)

 

Consecuencias de inclinar el corazón a la prudencia y a la prudencia dar nuestra voz,…

 

1Hijo mío, si recibieres mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, 2Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, 3Si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; 4Si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros, 5Entonces entenderás el temor de Jesús, y hallarás el conocimiento de Dios. 6Porque Jesús da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.” (Prov. 2:1-5)

 
La Mujer Ramera

 

Introducción

 

En hebreo ramera se escribe como זֹנָה pero también se traduce para hacer relación a la fornicación, ver Oseas 4:15. También en otros pasajes se utiliza la palabra hebrea זֹנָה para indicar ramera ver Gén 34:31. También se utiliza זוֹנָה para indicar ramera pero también se utiliza para señalar a las prostitutas ver Jer. 3:3,…

 

¿Qué representa la mujer ramera en las Sagradas Escrituras?

 

27Porque abismo profundo es la ramera, Y pozo angosto la extraña.” (Prov. 23:27)

 

¿No tiene  que casarse el sacerdote con mujer ramera?

 

7Con mujer ramera o infame no se casarán, ni con mujer repudiada de su marido; porque el sacerdote es santo a su Dios.” (Lev. 21:7)

 

10Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado para llevar las vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará sus vestidos, 11ni entrará donde haya alguna persona muerta; ni por su padre ni por su madre se contaminará. 12Ni saldrá del santuario, ni profanará el santuario de su Dios; porque la consagración por el aceite de la unción de su Dios está sobre él. Yo Jesús. 13Tomará por esposa a una mujer virgen. 14No tomará viuda, ni repudiada, ni infame ni ramera, sino tomará de su pueblo una virgen por mujer, 15para que no profane su descendencia en sus pueblos; porque yo Jesús soy el que los santifico.” (Lev. 21:10-15)

 

¿Cuál es el comportamiento de la ramera o prostituta,…?

 

¿Las que se comportan como las prostitutas no quieren avergonzarse,…?3Por esta causa las aguas fueron detenidas y faltó la lluvia tardía. Te has mostrado como una prostituta, y no has querido avergonzarte.” (Jer. 3:3)

 

1¡Ay de ti, ciudad sanguinaria, toda llena de mentira y de rapiña, sin apartarte del pillaje! 2Chasquido de látigo, y fragor de ruedas, caballo atropellador, y carro que salta; 3jinete enhiesto, y resplandor de espada, y resplandor de lanza; y multitud de muertos, y multitud de cadáveres; cadáveres sin fin, y en sus cadáveres tropezarán, 4a causa de la multitud de las fornicaciones de la ramera de hermosa gracia, maestra en hechizos, que seduce a las naciones con sus fornicaciones, y a los pueblos con sus hechizos. 5Heme aquí contra ti, dice Jesús de los ejércitos, y descubriré tus faldas en tu rostro, y mostraré a las naciones tu desnudez, y a los reinos tu vergüenza. 6Y echaré sobre ti inmundicias, y te afrentaré, y te pondré como estiércol. 7Todos los que te vieren se apartarán de ti, y dirán: Nínive es asolada; ¿quién se compadecerá de ella? ¿Dónde te buscaré consoladores? 8¿Eres tú mejor que Tebas, que estaba asentada junto al Nilo, rodeada de aguas, cuyo baluarte era el mar, y aguas por muro? 9Etiopía era su fortaleza, también Egipto, y eso sin límite; Fut y Libia fueron sus ayudadores. 10Sin embargo ella fue llevada en cautiverio; también sus pequeños fueron estrellados en las encrucijadas de todas las calles, y sobre sus varones echaron suertes, y todos sus grandes fueron aprisionados con grillos. 11Tú también serás embriagada, y serás encerrada; tú también buscarás refugio a causa del enemigo. 12Todas tus fortalezas serán cual higueras con brevas, que si las sacuden, caen en la boca del que las ha de comer. 13He aquí, tu pueblo será como mujeres en medio de ti; las puertas de tu tierra se abrirán de par en par a tus enemigos; fuego consumirá tus cerrojos. 14Provéete de agua para el asedio, refuerza tus fortalezas; entra en el lodo, pisa el barro, refuerza el horno. 15Allí te consumirá el fuego, te talará la espada, te devorará como pulgón; multiplícate como langosta, multiplícate como el langostón. Multiplicaste tus mercaderes más que las estrellas del cielo; la langosta hizo presa, y voló. 17Tus príncipes serán como langostas, y tus grandes como nubes de langostas que se sientan en vallados en día de frío; salido el sol se van, y no se conoce el lugar donde están. 18Durmieron tus pastores, oh rey de Asiría, reposaron tus valientes; tu pueblo se derramó por los montes, y no hay quien lo junte. 19No hay medicina para tu quebradura; tu herida es incurable; todos los que oigan tu fama batirán las manos sobre ti, porque ¿sobre quién no pasó continuamente tu maldad?” (Nah 3:1-19)

 

¿Cuáles pueden ser las causas de ir tras rameras,…?

 

¿El dejar a Dios e ir tras lo que no es Dios,… a pesar que Dios les sacie puede llevarle a casa de rameras,…?7¿Cómo te he de perdonar por esto? Sus hijos me dejaron, y juraron por lo que no es Dios. Los sacié, y adulteraron, y en casa de rameras se juntaron en compañías.” (Jer. 5:7)

 

¿El ser sin entendimiento,… puede ser causa para ir tras rameras?14No castigaré a vuestras hijas cuando forniquen, ni a vuestras nueras cuando adulteren; porque ellos mismos se van con rameras, y con malas mujeres sacrifican; por tanto, el pueblo sin entendimiento caerá.” (Oseas 4:14)

 

¿No tiene que haber mujer ramera entre las hijas de Israel?

 

17No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel. 18No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Jesús tu Dios por ningún voto; porque abominación es a Jesús tu Dios tanto lo uno como lo otro.” (Deut 23:17-18)

 

¿Cuándo se tiene frente de ramera las aguas se detienen y falta la lluvia tardía?

3Por esta causa las aguas han sido detenidas, y faltó la lluvia tardía; y has tenido frente de ramera, y no quisiste tener vergüenza.” (Jer. 3:3)

 

¿Puede un pueblo que era fiel,… convertirse en ramera,…?

 

21¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas. 22Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua. 23Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda.” (Isa. 1:21-23)

 

20Porque desde muy atrás rompiste tu yugo y tus ataduras, y dijiste: No serviré. Con todo eso, sobre todo collado alto y debajo de todo árbol frondoso te echabas como ramera. 21Te planté de vid escogida, simiente verdadera toda ella; ¿cómo, pues, te me has vuelto sarmiento de vid extraña? 22Aunque te laves con lejía, y amontones jabón sobre ti, la mancha de tu pecado permanecerá aún delante de , dijo Jesús el Señor. 23¿Cómo puedes decir: No soy inmunda, nunca anduve tras los baales? Mira tú proceder en el valle, conoce lo que has hecho, dromedaria ligera que tuerce su camino, 24asna montés acostumbrada al desierto, que en su ardor olfatea el viento. De su lujuria, ¿quién la detendrá? Todos los que la buscaren no se fatigarán, porque en el tiempo de su celo la hallarán. 25Guarda tus pies de andar descalzos, y tu garganta de la sed. Mas dijiste: No hay remedio en ninguna manera, porque a extraños he amado, y tras ellos he de ir.” (Jer. 2:20-25)

 

¿Puede encontrar perdón de su padre,… el que ha gastado sus bienes con rameras,…?

 

11También dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. 13No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. 14Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. 15Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. 16Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. 17Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. 19Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. 20Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. 21Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. 23Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; 24porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse. 25Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas; 26y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. 27Él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano. 28Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29Más él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. 30Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo. 31Él entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.” (Luc. 15:11-32)

 

      ¿Hay que codiciar la hermosura de la mujer ramera?

 

25No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos; 26Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; Y la mujer caza la preciosa alma del varón.” (Prov. 6:25-26)

 

¿Hay que unirse a mujer ramera,… o juntarse en compañía con ellas,…?

 

15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne.” (1Cor. 6:15-16)

 

7¿Cómo te he de perdonar por esto? Tus hijos me dejaron y juraron por lo que no es Dios. Los sacié y adulteraron, y en casa de prostitutas se juntaron en compañías” (Jer. 5:7)

 

13Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. 14Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder. 15¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. 18Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 20Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (1Cor. 6:13-19)

 

¿Cómo se comporta la mujer ramera,…?

 

27Porque abismo profundo es la ramera, Y pozo angosto la extraña. 28También ella, como robador, acecha, Y multiplica entre los hombres los prevaricadores.” (Prov. 23:27-28)

 

21¿Cómo te has convertido en ramera, oh ciudad fiel? Llena estuvo de justicia, en ella habitó la equidad; pero ahora, los homicidas. 22Tu plata se ha convertido en escorias, tu vino está mezclado con agua. 23Tus príncipes, prevaricadores y compañeros de ladrones; todos aman el soborno, y van tras las recompensas; no hacen justicia al huérfano, ni llega a ellos la causa de la viuda. (Isa. 1:21-23)

 

30¡Cuán inconstante es tu corazón, dice Jesús el Señor, habiendo hecho todas estas cosas, obras de una ramera desvergonzada, 31edificando tus lugares altos en toda cabeza de camino, y haciendo tus altares en todas las plazas! Y no fuiste semejante a ramera, en que menospreciaste la paga, 32sino como mujer adúltera, que en lugar de su marido recibe a ajenos. 33A todas las rameras les dan dones; mas tú diste tus dones a todos tus enamorados; y les diste presentes, para que de todas partes se llegasen a ti en tus fornicaciones. 34Y ha sucedido contigo, en tus fornicaciones, lo contrario de las demás mujeres: porque ninguno te ha solicitado para fornicar, y tú das la paga, en lugar de recibirla; por esto has sido diferente.” (Eze. 16.30-34)

 

¿Cómo comportarse con las mujeres rameras,…?

 

25No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos; 26Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; Y la mujer caza la preciosa alma del varón.” (Prov. 6:25-26)

 

¿Los sacerdotes no tienen que casarse con mujer ramera,…?7Con mujer ramera o infame no se casarán, ni con mujer repudiada de su marido; porque el sacerdote es santo a su Dios.” (Lev. 21:7 ver además Lev. 21:12-15)

 

17No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel. 18No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Jesús tu Dios por ningún voto; porque abominación es a Jesús tu Dios tanto lo uno como lo otro.” (Deut. 23:17)

 

¿Se puede perdonar la vida a una mujer ramera,…? 17Y será la ciudad anatema a Jesús, con todas las cosas que están en ella; solamente Rahab la ramera vivirá, con todos los que estén en casa con ella, por cuanto escondió a los mensajeros que enviamos. 18Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo turbéis. 19Más toda la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro, sean consagrados a Jesús, y entren en el tesoro de Jesús. 20Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron. 21Y destruyeron a filo de espada todo lo que en la ciudad había; hombres y mujeres, jóvenes y viejos, hasta los bueyes, las ovejas, y los asnos. 22Mas Josué dijo a los dos hombres que habían reconocido la tierra: Entrad en casa de la mujer ramera, y haced salir de allí a la mujer y a todo lo que fuere suyo, como lo jurasteis. 23Y los espías entraron y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que era suyo; y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera del campamento de Israel. 24Y consumieron con fuego la ciudad, y todo lo que en ella había; solamente pusieron en el tesoro de la casa de Jesús la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro. 25Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó.” (Jos. 6:17-25)

 

¿Pueden las rameras caminar al reino de los cielos, si creen que dice Dios,…?

 

28Pero ¿qué os parece? Un hombre tenía dos hijos, y acercándose al primero, le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar en mi viña. 29Respondiendo él, dijo: No quiero; pero después, arrepentido, fue. 30Y acercándose al otro, le dijo de la misma manera; y respondiendo él, dijo: Sí, señor, voy. Y no fue. 31¿Cuál de los dos hizo la voluntad de su padre? Dijeron ellos: El primero. Jesús les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. 32Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le creísteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis después para creerle.” (Mat. 21:28-32)

 

Consecuencia de frecuentar las mujeres rameras

 

3El hombre que ama la sabiduría alegra a su padre; Mas el que frecuenta rameras perderá los bienes.” (Prov. 29:3)

 

7¿Cómo te he de perdonar por esto? Sus hijos me dejaron, y juraron por lo que no es Dios. Los sacié, y adulteraron, y en casa de rameras se juntaron en compañías. 8Como caballos bien alimentados, cada cual relinchaba tras la mujer de su prójimo. 9¿No había de castigar esto? dijo Jesús. De una nación como esta, ¿no se había de vengar mi alma? 10Escalad sus muros y destruid, pero no del todo; quitad las almenas de sus muros, porque no son de Jesús. 11Porque resueltamente se rebelaron contra mí la casa de Israel y la casa de Judá, dice Jesús. 12Negaron a Jesús, y dijeron: El no es, y no vendrá mal sobre nosotros, ni veremos espada ni hambre; 13antes los profetas serán como viento, porque no hay en ellos palabra; así se hará a ellos. (Jer. 5:7-13)

 

Consecuencias de unirse a mujer ramera,…

 

6Porque mirando yo por la ventana de mi casa, Por mi celosía, 7Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, A un joven falto de entendimiento, 8El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, E iba camino a la casa de ella, 9A la tarde del día, cuando ya oscurecía, En la oscuridad y tinieblas de la noche. 10Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. 11Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; 12Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, Acechando por todas las esquinas. 13Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo: 14Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; 15Por tanto, he salido a encontrarte, Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16He adornado mi cama con colchas Recamadas con cordoncillo de Egipto; 17He perfumado mi cámara Con mirra, áloes y canela. 18Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. 19Porque el marido no está en casa; Se ha ido a un largo viaje. 20La bolsa de dinero llevó en su mano; El día señalado volverá a su casa. 21Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, Le obligó con la zalamería de sus labios. 22Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; 23Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón. 24Ahora pues, hijos, oídme, Y estad atentos a las razones de mi boca. 25No se aparte tu corazón a sus caminos; No yerres en sus veredas. 26Porque a muchos ha hecho caer heridos, Y aun los más fuertes han sido muertos por ella. 27Camino al Selo es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.  (Prov. 7:6-27)

 

¿El ir con rameras puede llevar a que se caiga,…?14No castigaré a vuestras hijas cuando forniquen, ni a vuestras nueras cuando adulteren; porque ellos mismos se van con rameras, y con malas mujeres sacrifican; por tanto, el pueblo sin entendimiento caerá.” (Oseas 4:14)

 

Consecuencias de convertirse Israel en mujer ramera

 

35Por tanto, ramera, oye palabra de Jesús. 36Así ha dicho Jesús el Señor: Por cuanto han sido descubiertas tus desnudeces en tus fornicaciones, y tu confusión ha sido manifestada a tus enamorados, y a los ídolos de tus abominaciones, y en la sangre de tus hijos, los cuales les diste; 37por tanto, he aquí que yo reuniré a todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y a todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y los reuniré alrededor de ti y les descubriré tu desnudez, y ellos verán toda tu desnudez. 38Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y traeré sobre ti sangre de ira y de celos. 39Y te entregaré en manos de ellos; y destruirán tus lugares altos, y derribarán tus altares, y te despojarán de tus ropas, se llevarán tus hermosas alhajas, y te dejarán desnuda y descubierta. 40Y harán subir contra ti muchedumbre de gente, y te apedrearán, y te atravesarán con sus espadas. 41Quemarán tus casas a fuego, y harán en ti juicios en presencia de muchas mujeres; y así haré que dejes de ser ramera, y que ceses de prodigar tus dones. 42Y saciaré mi ira sobre ti, y se apartará de ti mi celo, y descansaré y no me enojaré más. 43Por cuanto no te acordaste de los días de tu juventud, y me provocaste a ira en todo esto, por eso, he aquí yo también traeré tu camino sobre tu cabeza, dice Jesús el Señor; pues ni aun has pensado sobre toda tu lujuria. 44He aquí, todo el que usa de refranes te aplicará a ti el refrán que dice: Cual la madre, tal la hija. 45Hija eres tú de tu madre, que desechó a su marido y a sus hijos; y hermana eres tú de tus hermanas, que desecharon a sus maridos y a sus hijos; vuestra madre fue hetea, y vuestro padre amorreo. 46Y tu hermana mayor es Samaria, ella y sus hijas, que habitan al norte de ti; y tu hermana menor es Sodoma con sus hijas, la cual habita al sur de ti. 47Ni aun anduviste en sus caminos, ni hiciste según sus abominaciones; antes, como si esto fuera poco y muy poco, te corrompiste más que ellas en todos tus caminos. 48Vivo yo, dice Jesús el Señor, que Sodoma tu hermana y sus hijas no han hecho como hiciste tú y tus hijas. 49He aquí que esta fue la maldad de Sodoma tu hermana: soberbia, saciedad de pan, y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas; y no fortaleció la mano del afligido y del menesteroso. 50Y se llenaron de soberbia, e hicieron abominación delante de mí, y cuando lo vi las quité. 51Y Samaria no cometió ni la mitad de tus pecados; porque tú multiplicaste tus abominaciones más que ellas, y has justificado a tus hermanas con todas las abominaciones que tú hiciste. 52Tú también, que juzgaste a tus hermanas, lleva tu vergüenza en los pecados que tú hiciste, más abominables que los de ellas; más justas son que tú; avergüénzate, pues, tú también, y lleva tu confusión, por cuanto has justificado a tus hermanas. 53Yo, pues, haré volver a sus cautivos, los cautivos de Sodoma y de sus hijas, y los cautivos de Samaria y de sus hijas, y haré volver los cautivos de tus cautiverios entre ellas, 54para que lleves tu confusión, y te avergüences de todo lo que has hecho, siendo tú motivo de consuelo para ellas. 55Y tus hermanas, Sodoma con sus hijas y Samaria con sus hijas, volverán a su primer estado; tú también y tus hijas volveréis a vuestro primer estado. 56No era tu hermana Sodoma digna de mención en tu boca en el tiempo de tus soberbias, 57antes que tu maldad fuese descubierta. Así también ahora llevas tú la afrenta de las hijas de Siria y de todas las hijas de los filisteos, las cuales por todos lados te desprecian. 58Sufre tú el castigo de tu lujuria y de tus abominaciones, dice Jesús. 59Pero más ha dicho Jesús el Señor: ¿Haré yo contigo como tú hiciste, que menospreciaste el juramento para invalidar el pacto? 60Antes yo tendré memoria de mi pacto que concerté contigo en los días de tu juventud, y estableceré contigo un pacto sempiterno. 61Y te acordarás de tus caminos y te avergonzarás, cuando recibas a tus hermanas, las mayores que tú y las menores que tú, las cuales yo te daré por hijas, mas no por tu pacto, 62sino por mi pacto que yo confirmaré contigo; y sabrás que yo soy Jesús; 63para que te acuerdes y te avergüences, y nunca más abras la boca, a causa de tu vergüenza, cuando yo perdone todo lo que hiciste, dice Jesús el Señor.” (Eze. 16:35-63)

 

1No te alegres, oh Israel, hasta saltar de gozo como los pueblos, pues has fornicado apartándote de tu Dios; amaste salario de ramera en todas las eras de trigo. 2La era y el lagar no los mantendrán, y les fallará el mosto. 3No quedarán en la tierra de Jesús, sino que volverá Efraín a Egipto y a Asiría, donde comerán vianda inmunda. 4No harán libaciones a Jesús, ni sus sacrificios le serán gratos; como pan de enlutados les serán a ellos; todos los que coman de él serán inmundos. Será, pues, el pan de ellos para sí mismos; ese pan no entrará en la casa de Jesús. 5¿Qué haréis en el día de la solemnidad, y en el día de la fiesta de Jesús? 6Porque he aquí se fueron ellos a causa de la destrucción. Egipto los recogerá, Menfis los enterrará. La ortiga conquistará lo deseable de su plata, y espino crecerá en sus moradas. 7Vinieron los días del castigo, vinieron los días de la retribución; e Israel lo conocerá. Necio es el profeta, insensato es el varón de espíritu, a causa de la multitud de tu maldad, y grande odio. 8Atalaya es Efraín para con mi Dios; el profeta es lazo de cazador en todos sus caminos, odio en la casa de su Dios. 9Llegaron hasta lo más bajo en su corrupción, como en los días de Gabaa; ahora se acordará de su iniquidad, castigará su pecado. 10Como uvas en el desierto hallé a Israel; como la fruta temprana de la higuera en su principio vi a vuestros padres. Ellos acudieron a Baal-peor, se apartaron para vergüenza, y se hicieron abominables como aquello que amaron. 11La gloria de Efraín volará cual ave, de modo que no habrá nacimientos, ni embarazos, ni concepciones. 12Y si llegaren a grandes sus hijos, los quitaré de entre los hombres, porque ¡ay de ellos también, cuando de ellos me aparte!” (Oseas 9:1-12)

 

Consecuencias de ser Ramera

 

¿Cuál es la sentencia contra la gran ramera,…?

 

1Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; 2con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación. 3Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos. 4Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; 5y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. 6Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro. 7Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene las siete cabezas y los diez cuernos. 8La bestia que has visto, era, y no es; y está para subir del abismo e ir a perdición; y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será. 9Esto, para la mente que tenga sabiduría: Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer, 10y son siete reyes. Cinco de ellos han caído; uno es, y el otro aún no ha venido; y cuando venga, es necesario que dure breve tiempo. 11La bestia que era, y no es, es también el octavo; y es de entre los siete, y va a la perdición. 12Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. 13Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. 14Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados y elegidos y fieles. 15Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. 16Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán a la ramera, y la dejarán desolada y desnuda; y devorarán sus carnes, y la quemarán con fuego; 17porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar lo que él quiso: ponerse de acuerdo, y dar su reino a la bestia, hasta que se cumplan las palabras de Dios. 18Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.” (Apoc. 17:1-18)

 

La Mujer Rencillosa,…

 

En hebreo cuando se habla de la mujer rencillosa se utiliza la palabra רִיב que se traduce como: “rencillosa”, “rencilla”, pero también se utiliza esta palabra para indicar “pleitos” y “contiendas” generalmente, decimos generalmente porque también se utiliza la palabra hebrea מָדוֹן para indicar “contiendas”

 

¿Qué personalidad puede tener la mujer rencillosa,…?

 

7Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, A un joven falto de entendimiento, 8El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, E iba camino a la casa de ella, 9A la tarde  del día, cuando ya oscurecía, En la oscuridad y tinieblas de la noche.10Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. 11Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; 12Unas veces está en la  calle, otras veces en las plazas, Acechando por todas las esquinas” (Prov. 7:7-12)

 

¿El hombre rencilloso enciende contienda,…?21El carbón para brasas, y la leña para el fuego; y el hombre rencilloso para encender contienda.” (Prov. 26:21)

 

¿Quién promueve las contiendas o se enredan en ellas,…?

 

18El hombre iracundo promueve contiendas; mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.” (Prov. 15:18) “22El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.” (Prov. 29:22)

 

28El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos.” (Prov. 16:28)

 

6Los labios del necio traen contienda; y su boca los azotes llama.” (Prov. 18:6)

 

3Honra es del hombre dejar la contienda; mas todo insensato se envolverá en ella.” (Prov. 20:3)

 

¿Por qué causas Jesús puede contender o estar en pleito con los moradores de la tierra,…?

 

1Oíd palabra de Jesús, hijos de Israel, porque Jesús contiende con los moradores de la tierra; porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. 2Perjurar, mentir, matar, hurtar y adulterar prevalecen, y homicidio tras homicidio se suceden. 3Por lo cual se enlutará la tierra, y se extenuará todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo; y aun los peces del mar morirán.” (Oseas 4:1-3)

 

9Por tanto, contenderé aún con vosotros, dijo Jesús, y con los hijos de vuestros hijos pleitearé. 10Porque pasad a las costas de Quitim y mirad; y enviad a Cedar, y considerad cuidadosamente, y ved si se ha hecho cosa semejante a esta. 11¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. 12Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo Jesús. 13Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. (Jer. 2:9-13)

 

¿Qué acontece con Judá cuando Jesús pleitea con él,…? 2Pleito tiene Jesús con Judá para castigar a Jacob conforme a sus caminos; le pagará conforme a sus obras.” (Oseas 12:2)

 

¿Qué dice Jesús a su pueblo que pleitea con él,…? 1Oíd ahora lo que dice Jesús: Levántate, contiende contra los montes, y oigan los collados tu voz. 2Oíd, montes, y fuertes cimientos de la tierra, el pleito de Jesús; porque Jesús tiene pleito con su pueblo, y altercará con Israel. 3Pueblo mío, ¿qué te he hecho, o en qué te he molestado? Responde contra . 4Porque yo te hice subir de la tierra de Egipto, y de la casa de servidumbre te redimí; y envié delante de ti a Moisés, a Aarón y a María. 5Pueblo mío, acuérdate ahora qué aconsejó Balac rey de Moab, y qué le respondió Balaam hijo de Beor, desde Sitim hasta Gilgal, para que conozcas las justicias de Jesús.” (Miq. 6:1-5)

 

¿Por qué hombre no tiene que contender contra hombre,…?

 

. 4Ciertamente hombre no contienda ni reprenda a hombre, porque tu pueblo es como los que resisten al sacerdote. 5Caerás por tanto en el día, y caerá también contigo el profeta de noche; y a tu madre destruiré. 6Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.” (Oseas 4:1-6)

 

¿A que se le compara a la mujer rencillosa?

 

15Gotera continua en tiempo de lluvia Y la mujer rencillosa, son semejantes” (Prov. 27:15)

 

¿Hay que andar en contiendas,…?

 

12La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz. 13Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, 14sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.” (Rom 13:12-13)

 

3Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil 2:3)

 

14Haced todo sin murmuraciones y contiendas, 15para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Fil 2:14)

 

14Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.” (2Tim 214)

 

30No tengas pleito con nadie sin razón, si no te han hecho agravio.” (Prov. 3:30)

 

¿Hay que apresurarse hacer pleitos,…?

 

8No entres apresuradamente en pleito, No sea que no sepas qué hacer al fin, después que tu prójimo te haya avergonzado.” (Prov. 25:8)

 

¿Hay que Juzgar los pleitos entre los hermanos,…?

 

3¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? 4Si, pues, tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia? 5Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos, 6sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos? 7Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudados? 8Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos.” (1Cor. 6:3-8)

 

¿Cómo se originan las rencillas y las contiendas y de donde provienen,…?

 

12El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas.” (Prov. 10:12)

 

29¿Para quién será el ay? ¿Para quién el dolor? ¿Para quién las rencillas? ¿Para quién las quejas? ¿Para quién las heridas en balde? ¿Para quién lo amoratado de los ojos? 30Para los que se detienen mucho en el vino, para los que van buscando la mistura.” (Prov. 23:29)

 

10Ciertamente la soberbia concebirá contienda; Mas con los avisados está la sabiduría.” (Prov. 13:10)

 

21El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda.” (Prov. 26:21)

 

25El altivo de ánimo suscita contiendas; mas el que confía en Jesús prosperará.” (Prov. 28:25)

 

33Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, y el que recio se suena las narices sacará sangre; Y el que provoca la ira causará contienda.” (Prov. 30:33)

 

3Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas” (1Tim 6:3-4)

 

23Pero desecha las cuestiones necias e insensatas, sabiendo que engendran contiendas. 24Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; 25que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 26y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” (2Tim. 2:23-26)

 

19Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías” (Gal. 5:19-20)

 

1¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente? 6Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.” (Sant. 4:1-6)

 

¿Cómo comportarse con la mujer rencillosa o comportarse en las contiendas y pleitos,…?

 

7Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, A un joven falto de entendimiento, 8El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, E iba camino a la casa de ella, 9A la tarde  del día, cuando ya oscurecía, En la oscuridad y tinieblas de la noche.10Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. 11Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; 12Unas veces está en la  calle, otras veces en las plazas, Acechando por todas las esquinas. 13Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo: 14Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; 15Por tanto, he salido a encontrarte, Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16He adornado mi cama con colchas Recamadas con cordoncillo de Egipto; 17He perfumado mi cámara Con mirra, áloes y canela. 18Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. 19Porque el marido no está en casa; Se ha ido a un largo viaje. 20La bolsa de dinero llevó en su mano; El día señalado volverá a su casa. 21Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, Le obligó con la zalamería de sus labios. 22Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, y como el necio a las prisiones para ser castigado; 23Como el ave que se apresura a la red, y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón. 24Ahora pues, hijos, oídme, y estad atentos a las razones de mi boca. 25No se aparte tu corazón a sus caminos; No yerres en sus veredas. 26Porque a muchos ha hecho caer heridos, y aun los más fuertes han sido muertos por ella. 27Camino al Seol es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.” (Prov. 7:7-27)

 

18El hombre iracundo promueve contiendas; Mas el que tarda en airarse apacigua la rencilla.” (Prov. 15:18)

 

1Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable.” (Deut. 25:1)

 

17El que pasando se deja llevar de la ira en pleito ajeno es como el que toma al perro por las orejas.” (Prov. 26:17)

 

39Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. 42Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses.” (Mat. 5:39-42)

 

¿Cómo hacer que cesen las contiendas,…?

 

14El que comienza la discordia es como quien suelta las aguas; deja, pues, la contienda, antes que se enrede.” (Prov. 17:14)

 

1Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda, y cesará el pleito y la afrenta.” (Prov. 22:10)

 

20Sin leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, cesa la contienda.” (Prov. 26:20)

 

24Porque el siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; 25que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, 26y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” (2Tim. 2:23-26)

 

Precauciones que hay que tener con la mujer rencillosa y las contiendas,…

 

24Mejor es estar en un rincón del terrado, Que con mujer rencillosa en casa espaciosa.” (Prov. 25:24; Prov. 21:9)

 

19Mejor es morar en tierra desierta que con la mujer rencillosa e iracunda.” (Prov. 21:19)

 

19El hermano ofendido es más tenaz que una ciudad fuerte, y las contiendas de los hermanos son como cerrojos de alcázar.” (Prov. 18:19)

 

18La suerte pone fin a los pleitos, y decide entre los poderosos.” (Prov. 18:18)

 

Consecuencias de contender con los siervos de Dios,…

 

8Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo. 9Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché. 10No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 11He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. 12Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. 13Porque yo Jesús soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. 14No temas, gusano de Jacob, oh vosotros los pocos de Israel; yo soy tu socorro, dice Jesús; el Santo de Israel es tu Redentor. 15He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes; trillarás montes y los molerás, y collados reducirás a tamo. 16Los aventarás, y los llevará el viento, y los esparcirá el torbellino; pero tú te regocijarás en Jesús, te gloriarás en el Santo de Israel.” (Isa. 41:8-16)

 

Consecuencias de andar en contiendas

 

¿Es ser carnal andar en contiendas,…? 3Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?” (1Cor. 3:3)

 

Consecuencias de los pleitos

 

8Porque es día de venganza de Jesús, año de retribuciones en el pleito de Sion. 9Y sus arroyos se convertirán en brea, y su polvo en azufre, y su tierra en brea ardiente. 10No se apagará de noche ni de día, perpetuamente subirá su humo; de generación en generación será asolada, nunca jamás pasará nadie por ella. 11Se adueñarán de ella el pelícano y el erizo, la lechuza y el cuervo morarán en ella; y se extenderá sobre ella cordel de destrucción, y niveles de asolamiento. 12Llamarán a sus príncipes, príncipes sin reino; y todos sus grandes serán nada.” (Isa. 34:8-12) ¿Qué acontece en el pleito de Jacob,…? 24¿Será quitado el botín al valiente? ¿Será rescatado el cautivo de un tirano? 25Pero así dice Jesús: Ciertamente el cautivo será rescatado del valiente, y el botín será arrebatado al tirano; y tu pleito yo lo defenderé, y yo salvaré a tus hijos. 26Y a los que te despojaron haré comer sus propias carnes, y con su sangre serán embriagados como con vino; y conocerá todo hombre que yo Jesús soy Salvador tuyo y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob.” (Isa. 49:24-26)

 

La Mujer Sabia o el Sabio,…

 

Características de los Sabios

 

El Sabio Vs. Carácter

 

5El hombre sabio es fuerte, Y de pujante vigor el hombre docto. 6Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria.” (Prov. 24:5-6)

 

18Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina.” (Prov. 12:18)

 

3En la boca del necio está la vara de la soberbia; mas los labios de los sabios los guardarán.” (Prov. 14:3)

 

3En la boca del necio está la vara de la soberbia; Mas los labios de los sabios los guardarán.” (Prov. 13:3)

 

2La lengua de los sabios adornará la sabiduría; mas la boca de los necios hablará sandeces.” (Prov. 15:2)

 

7La boca de los sabios esparce sabiduría; No así el corazón de los necios.” (Prov. 15:7)

 

23El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios.” (Prov. 16:23)

 

25La sabiduría hace hablar con sensatez” (Eclesiástico 1:25)

 

“El sabio de corazón acepta los Mandamientos.” (Prov. 10:8)

 

“El sabio teme el mal y se aparta de él.” (Prov. 14:16)

 

“El corazón del sabio guía su boca, y sus labios aumentan la doctrina.” (Prov. 16:23)

 

15El corazón del entendido adquiere sabiduría; Y el oído de los sabios busca la ciencia.” (Prov. 18:15)

 

5El hombre sabio es fuerte, Y de pujante vigor el hombre docto. 6Porque con ingenio harás la guerra, Y en la multitud de consejeros está la victoria.” (Prov. 24:5-6)

 

2Por la rebelión de la tierra sus príncipes son muchos; Mas por el hombre entendido y sabio permanece estable.” (Prov. 28:2)

 

“El necio da rienda suelta a toda su ira, el sabio al fin la sosiega.” (Prov. 29:11)

 

El sabio tiene sus ojos en su cabeza, pero el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro.” (Ecle. 2:14)

 

2El corazón del sabio está a su mano derecha, mas el corazón del necio a su mano izquierda. 3Y aun mientras va el necio por el camino, le falta cordura, y va diciendo a todos que es necio.” (Ecle. 10:2-3)

 

4El corazón de los sabios está en la casa del luto; mas el corazón de los insensatos, en la casa en que hay alegría.” (Ecle. 7:4)

 

12Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina” (Ecle. 10:12)

 

11Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor.” (Ecle. 12:11)

 

20Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.”  (1Cor. 3:20)

 

El Sabio Vs. Las relaciones Humanas

 

El hijo sabio alegra al padre (Prov. 10:1; Prov. 15:20)

 

1El hijo sabio recibe el consejo del padre; Mas el burlador no escucha las reprensiones. (Prov. 13:1)

 

La ira del rey es mensajera de muerte, pero el hombre sabio la evita. (Prov. 16:14)

 

26El rey sabio avienta a los impíos, Y sobre ellos hace rodar la rueda. (Prov. 20:26)

 

18Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. (Prov. 12:18)

 

9Si el hombre sabio contendiere con el necio, Que se enoje o que se ría, no tendrá reposo. (Prov. 29:9)

 

El Sabio Vs. Entorno

 

No seas sabio en tu opinión, venera al Señor y apártate del mal; (Prov. 3:7)

 

Escucha los consejos y se somete a las represiones. (Prov. 9:8-9)

 

16El sabio teme y se aparta del mal; Mas el insensato se muestra insolente y confiado. (Prov. 14:16)

 

12Si fueres sabio, para ti lo serás; Y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo. (Prov. Prov. 9:12)

 

Escucha el consejo, y recibe la reprensión, para que seas sabio en tu vejez. (Prov. 19:20)

 

24Las riquezas de los sabios son su corona; pero la insensatez de los necios es infatuación.” (Prov. 14:24)

 

Para el sabio el camino de la vida lleva hacia arriba, para evitar que descienda al sepulcro. (Prov. 15:24)

 

20Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; Mas el hombre insensato todo lo disipa. (Prov. 21:20)

 

El sabio toma la cuidad de los fuertes, y derriba la fortaleza en que ella confía. (Prov. 21:22)

 

Pero el hombre entendido y sabio mantiene el orden. (Prov. 28:2)

 

8Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas; Mas los sabios apartan la ira.” (Prov. 29:8)

 

11El necio da rienda suelta a toda su ira, Mas el sabio al fin la sosiega. (Prov. 29:11)

 

Más vale el joven pobre y sabio, que el rey viejo y fatuo que no admite consejo. (Eclesiastés 4:13)

 

Puede ser pobre. (Ecle. 9:15)

 

La opresión enloquece al sabio. (Ecle. 7:7)

 

El Sabio Vs. El Conocimiento

 

“Los labios del sabio siembran ciencia. (Prov. 15:7)

 

“Su corazón está lleno de inteligencia. (Prov. 16:21)

 

“El corazón del sabio aumenta el saber de sus labios. (Prov. 16:23)

 

14Los sabios guardan la sabiduría; mas la boca del necio es calamidad cercana. (Prov. 10:14)

 

“El camino del necio es derecho en su opinión, pero el sabio presta atención. (Prov. 12:15)

 

“El sabio de corazón es llamado entendido. (Prov. 16:21)

 

“Cuando se instruye al sabio, aprende ciencia. (Prov. 21:11)

 

19La sabiduría hace venir como lluvia la ciencia y la inteligencia, y llena de honores a quienes a ella se aferran. (Eclesiastés 1:19)

 

19La sabiduría fortalece al sabio más que diez poderosos que haya en una ciudad. (Ecle. 7:19)

 

5El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio.” (Ecle. 8:5)

 

“Atended el consejo, sed sabios, y no lo menospreciéis! (Prov. 8:33)

 

“Los sabios guardan la sabiduría. (Prov. 10:14)

 

15El corazón del entendido adquiere sabiduría; y el oído de los sabios busca la ciencia.” (Prov. 18:15)

 

23El hacer maldad es como una diversión al insensato; La sabiduría recrea al hombre de entendimiento. (Prov. 10:23)

 

“Entienden el constante amor del Eterno. (Sal. 107:43)

 

¿Qué encontramos donde hay sabios,…?

 

20Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; mas el hombre insensato todo lo disipa.” (Prov. 21:20)

 

¿Qué personalidad tiene la mujer sabia?

 

1La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.” (Prov. 14:1)

 

¿Qué tienen que guardar los sabios y entender de Jesús,…?

 

1Alabad a Jesús, porque él es bueno; Porque para siempre es su misericordia. 2Díganlo los redimidos de Jesús, Los que ha redimido del poder del enemigo, 3Y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur. 4Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. 5Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. 6Entonces clamaron a Jesús en su angustia, y los libró de sus aflicciones. 7Los dirigió por camino derecho, para que viniesen a ciudad habitable. 8Alaben la misericordia de Jesús, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. 9Porque sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta. 10Algunos moraban en tinieblas y sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros, 11Por cuanto fueron rebeldes a las palabras de Jesús, y aborrecieron el consejo del Altísimo. 12Por eso quebrantó con el trabajo sus corazones; Cayeron, y no hubo quien los ayudase. 13Luego que clamaron a Jesús en su angustia, los libró de sus aflicciones; 14Los sacó de las tinieblas y de la sombra de muerte, y rompió sus prisiones. 15Alaben la misericordia de Jesús, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. 16Porque quebrantó las puertas de bronce, y desmenuzó los cerrojos de hierro. 17Fueron afligidos los insensatos, a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades; 18Su alma abominó todo alimento, y llegaron hasta las puertas de la muerte. 19Pero clamaron a Jesús en su angustia, y los libró de sus aflicciones. 20Envió su palabra, y los sanó, y los libró de su ruina. 21Alaben la misericordia de Jesús, y sus maravillas para con los hijos de los hombres; 22Ofrezcan sacrificios de alabanza, y publiquen sus obras con júbilo. 23Los que descienden al mar en naves, y hacen negocio en las muchas aguas, 24Ellos han visto las obras de Jesús, y sus maravillas en las profundidades. 25Porque habló, e hizo levantar un viento tempestuoso, que encrespa sus ondas. 26Suben a los cielos, descienden a los abismos; sus almas se derriten con el mal. 27Tiemblan y titubean como ebrios, y toda su ciencia es inútil. 28Entonces claman a Jesús en su angustia, y los libra de sus aflicciones. 29Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. 30Luego se alegran, porque se apaciguaron; Y así los guía al puerto que deseaban. 31Alaben la misericordia de Jesús, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres. 32Exáltenlo en la congregación del pueblo, y en la reunión de ancianos lo alaben. 33El convierte los ríos en desierto, y los manantiales de las aguas en sequedales; 34La tierra fructífera en estéril, por la maldad de los que la habitan. 35Vuelve el desierto en estanques de aguas, y la tierra seca en manantiales. 36Allí establece a los hambrientos, y fundan ciudad en donde vivir. 37Siembran campos, y plantan viñas, y rinden abundante fruto. 38Los bendice, y se multiplican en gran manera; y no disminuye su ganado. 39Luego son menoscabados y abatidos a causa de tiranía, de males y congojas. 40El esparce menosprecio sobre los príncipes, y les hace andar perdidos, vagabundos y sin camino. 41Levanta de la miseria al pobre, y hace multiplicar las familias como rebaños de ovejas. 42Véanlo los rectos, y alégrense, y todos los malos cierren su boca. 43¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jesús?” (Sal. 107:1-43)

 

¿Qué tienen que considerar los sabios,…?

 

7No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jesús, y apártate del mal; 8Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.” (Prov. 3:7)

 

12Si fueres sabio, para ti lo serás; y si fueres escarnecedor, pagarás tú solo.” (Prov. 9:12)

 

14El sabio tiene sus ojos en su cabeza, mas el necio anda en tinieblas; pero también entendí yo que un mismo suceso acontecerá al uno como al otro,… 16Porque ni del sabio ni del necio habrá memoria para siempre; pues en los días venideros ya todo será olvidado, y también morirá el sabio como el necio. 17Aborrecí, por tanto, la vida, porque la obra que se hace debajo del sol me era fastidiosa; por cuanto todo es vanidad y aflicción de espíritu. 18Asimismo aborrecí todo mi trabajo que había hecho debajo del sol, el cual tendré que dejar a otro que vendrá después de mí. 19Y ¿quién sabe si será sabio o necio el que se enseñoreará de todo mi trabajo en que yo me afané y en que ocupé debajo del sol mi sabiduría? Esto también es vanidad. 20Volvió, por tanto, a desesperanzarse mi corazón acerca de todo el trabajo en que me afané, y en que había ocupado debajo del sol mi sabiduría. 21¡Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. 22Porque ¿qué tiene el hombre de todo su trabajo, y de la fatiga de su corazón, con que se afana debajo del sol? 23Porque todos sus días no son sino dolores, y sus trabajos molestias; aun de noche su corazón no reposa. Esto también es vanidad. 24No hay cosa mejor para el hombre sino que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo. También he visto que esto es de la mano de Dios. 25Porque ¿quién comerá, y quién se cuidará, mejor que yo? 26Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; más al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.” (Ecle. 2:14-26)

 

7Todo el trabajo del hombre es para su boca, y con todo eso su deseo no se sacia. 8Porque ¿qué más tiene el sabio que el necio? ¿Qué más tiene el pobre que supo caminar entre los vivos? 9Más vale vista de ojos que deseo que pasa. Y también esto es vanidad y aflicción de espíritu.” (Ecle. 6:7-9)

 

7Ciertamente la opresión hace entontecer al sabio, y las dádivas corrompen el corazón.” (Ecle. 7:7)

 

16No seas demasiado justo, ni seas sabio con exceso; ¿por qué habrás de destruirte?” (Ecle. 7:16)

 

17Y he visto todas las obras de Dios, que el hombre no puede alcanzar la obra que debajo del sol se hace; por mucho que trabaje el hombre buscándola, no la hallará; aunque diga el sabio que la conoce, no por eso podrá alcanzarla.” (Ecle. 8:17)

 

1Las moscas muertas hacen heder y dar mal olor al perfume del perfumista; así una pequeña locura, al que es estimado como sabio y honorable.” (Ecle. 10:1)

 

12¿Quién es varón sabio que entienda esto? ¿Y a quién habló la boca de Jesús, para que pueda declararlo? ¿Por qué causa la tierra ha perecido, ha sido asolada como desierto, hasta no haber quien pase? 13Dijo Jesús: Porque dejaron mi ley, la cual di delante de ellos, y no obedecieron a mi voz, ni caminaron conforme a ella; 14antes se fueron tras la imaginación de su corazón, y en pos de los baales, según les enseñaron sus padres. 15Por tanto, así ha dicho Jesús de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí que a este pueblo yo les daré a comer ajenjo, y les daré a beber aguas de hiel. 16Y los esparciré entre naciones que ni ellos ni sus padres conocieron; y enviaré espada en pos de ellos, hasta que los acabe.” (Jer. 3:12-16)

 

9¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jesús son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos.” (Oseas 14:9)

 

9La voz de Jesús clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atención al castigo, y a quien lo establece.” (Miq. 6:9)

 

18Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 19Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 20¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?g 21Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. 22Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; 23pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; 24mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. 25Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.” (1Cor. 1:18-25)

 

18Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. 19Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. 20Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos. 21Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro:” (1Cor. 3:18-21)

 

5¿Por qué he de temer en los días de adversidad, cuando la iniquidad de mis opresores me rodeare? 6Los que confían en sus bienes, y de la muchedumbre de sus se jactan, 7Ninguno de ellos podrá en manera alguna redimir al hermano, ni dar a Dios su rescate 8(Porque la redención de su vida es de gran precio, y no se logrará jamás), 9Para que viva en adelante para siempre, y nunca vea corrupción.10Pues verá que aun los sabios mueren; que perecen del mismo modo que el insensato y el necio, y dejan a otros sus riquezas. 11Su íntimo pensamiento es que sus casas serán eternas, y sus habitaciones para generación y generación; dan sus nombres a sus tierras. 12Mas el hombre no permanecerá en honra; es semejante a las bestias que perecen.” (Sal. 49:5-12)

 

¿Las obras de los justos y los sabios están en la mano de Dios,…?1Ciertamente he dado mi corazón a todas estas cosas, para declarar todo esto: que los justos y los sabios, y sus obras, están en la mano de Dios; que sea amor o que sea odio, no lo saben los hombres; todo está delante de ellos. 2Todo acontece de la misma manera a todos; un mismo suceso ocurre al justo y al impío; al bueno, al limpio y al no limpio; al que sacrifica, y al que no sacrifica; como al bueno, así al que peca; al que jura, como al que teme el juramento. 3Este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol, que un mismo suceso acontece a todos, y también que el corazón de los hijos de los hombres está lleno de mal y de insensatez en su corazón durante su vida; y después de esto se van a los muertos.” (Ecle. 9:1-3)

 

¿Es siempre de los sabios el pan,…?11Me volví y vi debajo del sol, que ni es de los ligeros la carrera, ni la guerra de los fuertes, ni aun de los sabios el pan, ni de los prudentes las riquezas, ni de los elocuentes el favor; sino que tiempo y ocasión acontecen a todos. 12Porque el hombre tampoco conoce su tiempo; como los peces que son presos en la mala red, y como las aves que se enredan en lazo, así son enlazados los hijos de los hombres en el tiempo malo, cuando cae de repente sobre ellos.” (Ecle. 9:11-12)

 

¿Los sabios del mundo no se pueden comparar con Dios,…?6No hay semejante a ti, oh Jesús; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. 7¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque a ti es debido el temor; porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti. (Jer. 10:6-7)

 

¿Pueden caer los sabios,… y cuál es el objetivo de parte de Dios? 31Y se levantarán de su parte tropas que profanarán el santuario y la fortaleza, y quitarán el continuo sacrificio, y pondrán la abominación desoladora. 32Con lisonjas seducirá a los violadores del pacto; mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará. 33Y los sabios del pueblo instruirán a muchos; y por algunos días caerán a espada y a fuego, en cautividad y despojo. 34Y en su caída serán ayudados de pequeño socorro; y muchos se juntarán a ellos con lisonjas. 35También algunos de los sabios caerán para ser depurados y limpiados y emblanquecidos, hasta el tiempo determinado; porque aun para esto hay plazo.” (Dan 11:31-35)

 

¿Qué hay que considerar en cuanto a los que se creen sabios,…? 

 

12¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él.” (Prov. 26:12)

 

16En su propia opinión el perezoso es más sabio que siete que sepan aconsejar.” (Prov. 26:16)

 

11El hombre rico es sabio en su propia opinión; mas el pobre entendido lo escudriña.” (Prov. 28:11)

 

¿Qué no contaron los sabios,…?

 

17Escúchame; yo te mostraré, y te contaré lo que he visto; 18Lo que los sabios nos contaron de sus padres, y no lo encubrieron; 19A quienes únicamente fue dada la tierra, y no pasó extraño por en medio de ellos. 20Todos sus días, el impío es atormentado de dolor, y el número de sus años está escondido para el violento. 21Estruendos espantosos hay en sus oídos; en la prosperidad el asolador vendrá sobre él. 22El no cree que volverá de las tinieblas, y descubierto está para la espada. 23Vaga alrededor tras el pan, diciendo: ¿En dónde está? Sabe que le está preparado día de tinieblas. 24Tribulación y angustia le turbarán, y se esforzarán contra él como un rey dispuesto para la batalla, 25Por cuanto él extendió su mano contra Dios, y se portó con soberbia contra el Todopoderoso. 26Corrió contra él con cuello erguido, con la espesa barrera de sus escudos. 27Porque la gordura cubrió su rostro, E hizo pliegues sobre sus ijares; 28Y habitó las ciudades asoladas, las casas inhabitadas, que estaban en ruinas. 29No prosperará, ni durarán sus riquezas, Ni extenderá por la tierra su hermosura. 30No escapará de las tinieblas; La llama secará sus ramas, y con el aliento de su boca perecerá. 31No confíe el iluso en la vanidad, porque ella será su recompensa. 32El será cortado antes de su tiempo, y sus renuevos no reverdecerán. 33Perderá su agraz como la vid, y derramará su flor como el olivo. 34Porque la congregación de los impíos será asolada, y fuego consumirá las tiendas de soborno. 35Concibieron dolor, dieron a luz iniquidad, y en sus entrañas traman engaño.” (Job 15:17-35)

 

¿Hay que ser sabio,…?

 

19Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino.” (Prov. 13:19)

 

33Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis.” (Prov. 8:33)

 

¿No hay que ser sabios a la opinión de uno,…?16Unánimes entre vosotros; no altivos, sino asociándoos con los humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.” (Rom 12:16)

 

19Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal.” (Rom. 16:19)

 

¿Hay límite de edad para ser sabio?

 

9No son los sabios los de mucha edad, ni los ancianos entienden el derecho.” (Job. 32:9)

 

¿Hay gente pero que es sabia para hacer el mal,…?

 

22Porque mi pueblo es necio, no me conocieron; son hijos ignorantes y no son entendidos; sabios para hacer el mal, pero hacer el bien no supieron.” (Jer. 4:22)

 

¿Quién es Sabio,…?

 

2Ciertamente yo sé que es así; ¿Y cómo se justificará el hombre con Dios?,… 4El es sabio de corazón, y poderoso en fuerzas; ¿Quién se endureció contra él, y le fue bien?” (Job. 9:4)

 

30El fruto del justo es árbol de vida; y el que gana almas es sabio.” (Prov. 11:30)

 

15El camino del necio es derecho en su opinión; mas el que obedece al consejo es sabio.” (Prov. 12:15)

 

¿Han existido mujeres sabias en el tiempo,…? 16Entonces una mujer sabia dio voces en la ciudad, diciendo: Oíd, oíd; os ruego que digáis a Joab que venga acá, para que yo hable con él.” (2Sam. 20:16)

 

¿Quién es contado por sabio cuando calla,…?28Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio; El que cierra sus labios es entendido.” (Prov. 17:26)

 

¿Quién es más Sabio que los sabios,…? 24Cuatro cosas son de las más pequeñas de la tierra, y las mismas son más sabias que los sabios: 25Las hormigas, pueblo no fuerte, y en el verano preparan su comida; 26Los conejos, pueblo nada esforzado, y ponen su casa en la piedra; 27Las langostas, que no tienen rey, y salen todas por cuadrillas; 28La araña que atrapas con la mano, y está en palacios de rey.” (Prov. 30:24-28)

 

¿Quién no es sabio,…?

 

1El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.” (Prov. 20:1)

 

¿Quién no se junta con los sabios,…?

 

12El escarnecedor no ama al que le reprende, ni se junta con los sabios.” (Prov. 15:12)

 

¿Cuándo la sabiduría se puede alejar de uno y cuáles son sus causas,…?

 

23Todas estas cosas probé con sabiduría, diciendo: Seré sabio; pero la sabiduría se alejó de mí. 24Lejos está lo que fue; y lo muy profundo, ¿quién lo hallará?” (Ecle. 7:23)

 

13Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñado; 14por tanto, he aquí que nuevamente excitaré yo la admiración de este pueblo con un prodigio grande y espantoso; porque perecerá la sabiduría de sus sabios, y se desvanecerá la inteligencia de sus entendidos.” (Isa. 29:13-14)

 

¿Jesús puede hacer volver atrás a los Sabios,…?24Así dice Jesús, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jesús, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo; 25que deshago las señales de los adivinos, y enloquezco a los agoreros; que hago volver atrás a los sabios, y desvanezco su sabiduría.” (Isa. 44:24-25)

 

¿Cuándo los sabios pueden ser avergonzados,…?8¿Cómo decís: Nosotros somos sabios, y la ley de Jesús está con nosotros? Ciertamente la ha cambiado en mentira la pluma mentirosa de los escribas. 9Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados; he aquí que aborrecieron la palabra de Jesús; ¿y qué sabiduría tienen? 10Por tanto, daré a otros sus mujeres, y sus campos a quienes los conquisten; porque desde el más pequeño hasta el más grande cada uno sigue la avaricia; desde el profeta hasta el sacerdote todos hacen engaño.” (Jer. 8:8-10)

 

¿Jesús a los sabios de tierra de ídolos y que se entontecen con imágenes,… les determina espada,…?35Espada contra los caldeos, dice Jesús, y contra los moradores de Babilonia, contra sus príncipes y contra sus sabios. 36Espada contra los adivinos, y se entontecerán; espada contra sus valientes, y serán quebrantados. 37Espada contra sus caballos, contra sus carros, y contra todo el pueblo que está en medio de ella, y serán como mujeres; espada contra sus tesoros, y serán saqueados. 38Sequedad sobre sus aguas, y se secarán; porque es tierra de ídolos, y se entontecen con imágenes.” (Jer. 50:35-38)

 

            ¿De dónde proviene la sabiduría,…?

 

¿Jesús puede poner sabiduría a los hombres para que hagan todo lo que él manda,…?6Y he aquí que yo he puesto con él a Aholiab hijo de Ahisamac, de la tribu de Dan; y he puesto sabiduría en el ánimo de todo sabio de corazón, para que hagan todo lo que te he mandado” (Exo. 31:6 ver también Exo. 28:3; Exo. 36:1-8; Isa. 50:4)

 

5Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como Jesús mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. 6Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta. 7Porque ¿qué nación grande hay que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está Jesús nuestro Dios en todo cuanto le pedimos? 8Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?” (Deut. 4:5-8)

 

¿Cuándo Dios puede dar un corazón sabio,…? 10Y agradó delante del Señor que Salomón pidiese esto. 11Y le dijo Dios: Porque has demandado esto, y no pediste para ti muchos días, ni pediste para ti riquezas, ni pediste la vida de tus enemigos, sino que demandaste para ti inteligencia para oír juicio, 12he aquí lo he hecho conforme a tus palabras; he aquí que te he dado corazón sabio y entendido, tanto que no ha habido antes de ti otro como , ni después de ti se levantará otro como .” (1Rey. 3:10-12) ¿Cuán grande fue la sabiduría de Salomón? 29Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de corazón como la arena que está a la orilla del mar. 30Era mayor la sabiduría de Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios. 31Aun fue más sabio que todos los hombres, más que Etán ezraíta,  y que Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y fue conocido entre todas las naciones de alrededor. 32Y compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron mil cinco. 33También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre las aves, sobre los reptiles y sobre los peces. 34Y para oír la sabiduría de Salomón venían de todos los pueblos y de todos los reyes de la tierra, adonde había llegado la fama de su sabiduría.” (1Rey. 4:29-34)

 

¿Cómo actúa Dios con los que se creen sabios,…?

 

22Viniendo de la parte del norte la dorada claridad. En Dios hay una majestad terrible. 23El es Todopoderoso, al cual no alcanzamos, grande en poder; y en juicio y en multitud de justicia no afligirá. 24Lo temerán por tanto los hombres; El no estima a ninguno que cree en su propio corazón ser sabio.” (Job 37:22)

 

13Que prende a los sabios en la astucia de ellos, y frustra los designios de los perversos.” (Job 5:13)

 

¿Cómo actuar con los sabios,…?

 

8No reprendas al escarnecedor, para que no te aborrezca; corrige al sabio, y te amará. 9Da al sabio, y será más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber.” (Prov. 9:8-9) “12Como zarcillo de oro y joyel de oro fino es el que reprende al sabio que tiene oído dócil.” (Prov. 25:12)

 

¿Si se quiere aumentar los días de la vida hay que escuchar la ley del sabio,…? 14La ley del sabio es manantial de vida para apartarse de los lazos de la muerte.” (Prov. 13:14)

 

5Mejor es oír la reprensión del sabio que la canción de los necios. 6Porque la risa del necio es como el estrépito de los espinos debajo de la olla. Y también esto es vanidad.” (Ecle. 7:5-6)

 

31El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará.” (Prov. 15:31)

 

17Inclina tu oído y oye las palabras de los sabios, y aplica tu corazón a mi sabiduría; 18Porque es cosa deliciosa, si las guardares dentro de ti; si juntamente se afirmaren sobre tus labios. 19Para que tu confianza sea en Jesús, te las he hecho saber hoy a ti también.” (Prov. 22:17-19)

 

¿Cómo llegar a ser sabio,…?

 

7La ley de Jesús es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jesús es fiel, que hace sabio al sencillo.” (Sal. 19:7)

 

98Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos, porque siempre están conmigo.” (Sal. 119:98)

 

¿Los proverbios de Salomón sirven para entender sobre la sabiduría,… y los sabios aumentar el saber,…?1Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. 2Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes, 3Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad; 4Para dar sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura. 5Oirá el sabio, y aumentará el saber, y el entendido adquirirá consejo,” (Prov. 1:1-5)

 

¿Cómo puede el perezoso a llegar a ser sabio,…?6Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio;” (Prov. 6:6)

 

30El fruto del justo es árbol de vida; y el que gana almas es sabio.” (Prov. 11:30)

 

15El camino del necio es derecho en su opinión; mas el que obedece al consejo es sabio.” (Prov. 12:15) “20Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez.” (Prov. 19:20)

 

20El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado.” (Prov. 13:20)

 

11Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio; y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia.” (Prov. 21:11)

 

19Oye, hijo mío, y sé sabio, y endereza tu corazón al camino.” (Prov. 13:19)

 

26Porque al hombre que le agrada, Dios le da sabiduría, ciencia y gozo; más al pecador da el trabajo de recoger y amontonar, para darlo al que agrada a Dios. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.” (Ecle. 2:14-26)

 

15Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.” (2Tim. 3:15)

 

20El que anda con sabios, sabio será; mas el que se junta con necios será quebrantado.” (Prov. 13:20)

 

¿Cómo tienen que actuar los sabios,…?

 

¿Cómo tiene que actuar el sabio frente a su entorno,…?

 

16El sabio teme y se aparta del mal; mas el insensato se muestra insolente y confiado.” (Prov. 14:16)

 

8El sabio de corazón recibirá los mandamientos; mas el necio de labios caerá.” (Prov. 10:8)

 

1La mujer sabia edifica su casa; mas la necia con sus manos la derriba.” (Prov. 14:1)

 

23El corazón del sabio hace prudente su boca, Y añade gracia a sus labios.” (Prov. 16:23)

 

20Tesoro precioso y aceite hay en la casa del sabio; mas el hombre insensato todo lo disipa.” (Prov. 21:20)

 

22Tomó el sabio la ciudad de los fuertes, y derribó la fuerza en que ella confiaba.” (Prov. 21:22)

 

11El necio da rienda suelta a toda su ira, mas el sabio al fin la sosiega.” (Prov. 29:11)

 

13¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.” (Sant. 3:13)

 

19No tuerzas el derecho; no hagas acepción de personas, ni tomes soborno; porque el soborno ciega los ojos de los sabios, y pervierte las palabras de los justos.” (Deut. 16:19)

 

15Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, 16aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. 17Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. 18No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, 19hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; 20dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” (Efe. 5:15-20)

 

¿Cómo tienen que actuar los sabios frente al conocimiento,…?

 

5El que guarda el mandamiento no experimentará mal; y el corazón del sabio discierne el tiempo y el juicio.” (Ecle. 8:5)

 

12Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina” (Eclesiastés 10:12)

 

23Así dijo Jesús: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. 24Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jesús, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jesús.” (Jer. 9:23-24)

 

¿Cómo tiene que actuar el sabio frente a las personas,…?

 

1El hijo sabio recibe el consejo del padre; mas el burlador no escucha las reprensiones.” (Prov. 13:1)

 

14La ira del rey es mensajero de muerte; mas el hombre sabio la evitará.” (Prov. 16:13)

 

26El rey sabio avienta a los impíos, y sobre ellos hace rodar la rueda.” (Prov. 20:26)

 

9Si el hombre sabio contendiere con el necio, que se enoje o que se ría, no tendrá reposo.” (Prov. 29:11)

 

¿Los sabios han sido utilizados en el pasado para dirigir al pueblo,…? 13Dadme de entre vosotros, de vuestras tribus, varones sabios y entendidos y expertos, para que yo los ponga por vuestros jefes. 14Y me respondisteis y dijisteis: Bueno es hacer lo que has dicho. 15Y tomé a los principales de vuestras tribus, varones sabios y expertos, y los puse por jefes sobre vosotros, jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez, y gobernadores de vuestras tribus.” (Deut 1:13-15) 

 

8Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas; mas los sabios apartan la ira.” (Prov. 29:8)

 

Consecuencias de ser Sabio,… 

 

El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza de su madre.” (Prov. 10:1; Prov. 15:20) “15Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me alegrará el corazón;” (Prov. 23:15) “24Mucho se alegrará el padre del justo, y el que engendra sabio se gozará con él.” (Prov. 23:24) “11Sé sabio, hijo mío, y alegra mi corazón, y tendré qué responder al que me agravie.” (Prov. 27:11)

 

29El que turba su casa heredará viento; y el necio será siervo del sabio de corazón.” (Prov. 11:29)

 

21El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.” (Prov. 16:21)

 

2Por la rebelión de la tierra sus príncipes son muchos; mas por el hombre entendido y sabio permanece estable.” (Prov. 28:2)

 

13Mejor es el muchacho pobre y sabio, que el rey viejo y necio que no admite consejos” (Ecle. 4:13)

 

1¿Quién como el sabio? ¿Y quién como el que sabe la declaración de las cosas? La sabiduría del hombre ilumina su rostro, y la tosquedad de su semblante se mudará.” (Ecle. 8:1)

 

13También vi esta sabiduría debajo del sol, la cual me parece grande: 14una pequeña ciudad, y pocos hombres en ella; y viene contra ella un gran rey, y la asedia y levanta contra ella grandes baluartes; 15y se halla en ella un hombre pobre, sabio, el cual libra a la ciudad con su sabiduría; y nadie se acordaba de aquel hombre pobre. 16Entonces dije yo: Mejor es la sabiduría que la fuerza, aunque la ciencia del pobre sea menospreciada, y no sean escuchadas sus palabras. 17Las palabras del sabio escuchadas en quietud, son mejores que el clamor del señor entre los necios. 18Mejor es la sabiduría que las armas de guerra; pero un pecador destruye mucho bien.” (Ecle. 9:13-16)

 

35Los sabios heredarán honra, mas los necios llevarán ignominia.” (Prov. 3:35)

 

¿Qué les acontece a los sabios de Babilonia,…? 55Porque Jesús destruirá a Babilonia, y quitará de ella la mucha jactancia; y bramarán sus olas, y como sonido de muchas aguas será la voz de ellos. 56Porque vino destruidor contra ella, contra Babilonia, y sus valientes fueron apresados; el arco de ellos fue quebrado; porque Jesús, Dios de retribuciones, dará la paga. 57Y embriagaré a sus príncipes y a sus sabios, a sus capitanes, a sus nobles y a sus fuertes; y dormirán sueño eterno y no despertarán, dice el Rey, cuyo nombre es Jesús de los ejércitos.” (Jer. 51:55-57)

 

Consecuencias de no ser sabio,…

 

28Porque son nación privada de consejos, y no hay en ellos entendimiento. 29¡Ojalá fueran sabios, que comprendieran esto, y se dieran cuenta del fin que les espera! 30¿Cómo podría perseguir uno a mil, Y dos hacer huir a diez mil, Si su Roca no los hubiese vendido, Y Jesús no los hubiera entregado?” (Deut 32:28-30)

 

Consecuencias de creerse sabio,…

 

21¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos!  21¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! 22¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; 23los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho! 24Por tanto, como la lengua del fuego consume el rastrojo, y la llama devora la paja, así será su raíz como podredumbre, y su flor se desvanecerá como polvo; porque desecharon la ley de Jesús de los ejércitos, y abominaron la palabra del Santo de Israel. 25Por esta causa se encendió el furor de Jesús contra su pueblo, y extendió contra él su mano, y le hirió; y se estremecieron los montes, y sus cadáveres fueron arrojados en medio de las calles. Con todo esto no ha cesado su furor, sino que todavía su mano está extendida.” (Isa. 5:21-25)

 

22Profesando ser sabios, se hicieron necios 23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.24Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.” (Rom. 1:22-25)

 

El Simple

 

Características de las Personas simples.

 

El simple en relación al Carácter

 

22¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia?” (Prov. 1:22)

 

18Los simples heredarán necedad; Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.” (Prov. 14:18)

 

El Simple en relación al Entorno.

 

3El avisado ve el mal y se esconde; mas los simples pasan y reciben el daño.” (Prov. 22:3; Prov. 22:3; Prov. 27:12;)

 

15El simple todo lo cree; Mas el avisado mira bien sus pasos.” (Prov. 14:15)

 

 

El Simple en relación a su prójimo

 

7Vi entre los simples, consideré entre los jóvenes, a un joven falto de entendimiento, 8El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, e iba camino a la casa de ella, 9A la tarde del día, cuando ya oscurecía, en la oscuridad y tinieblas de la noche.  10Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, con atavío de ramera y astuta de corazón. 11Alborotadora y rencillosa, sus pies no pueden estar en casa; 12Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, acechando por todas las esquinas. 13Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo: 14Sacrificios de paz había prometido, hoy he pagado mis votos; 15Por tanto, he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16He adornado mi cama con colchas recamadas con cordoncillo de Egipto; 17He perfumado mi cámara con mirra, áloes y canela. 18Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; alegrémonos en amores. 19Porque el marido no está en casa; se ha ido a un largo viaje. 20La bolsa de dinero llevó en su mano; el día señalado volverá a su casa. 21Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, le obligó con la zalamería de sus labios. 22Al punto se marchó tras ella, como va el buey al degolladero, y como el necio a las prisiones para ser castigado; 23Como el ave que se apresura a la red, y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspasa su corazón. 24Ahora pues, hijos, oídme, y estad atentos a las razones de mi boca. 25No se aparte tu corazón a sus caminos; no yerres en sus veredas. 26Porque a muchos ha hecho caer heridos, y aun los más fuertes han sido muertos por ella. 27Camino al Seol es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.” (Prov. 7:7-9)

 

13La mujer insensata es alborotadora; es simple e ignorante. 14Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad, 15Para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos. 16Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo: 17Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. 18Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol.” (Prov. 9:13-18)

 

7Las armas del tramposo son malas; trama intrigas inicuas para enredar a los simples con palabras mentirosas, y para hablar en juicio contra el pobre.” (Isa. 32:7) Son enredados con palabras mentirosas de los tramposos.

 

17Pero os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y ponen tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido. Apartaos de ellos, 18porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y halagos engañan los corazones de los ingenuos.” (Rom. 16:17-18) Los simples se dejan engañar por lisonjas y suaves palabras de los que causan divisiones

 

El simple en relación al conocimiento.

 

15El simple todo lo cree; mas el avisado mira bien sus pasos.” (Prov. 14:15)

 

¿Qué dice la sabiduría a los simples,…?

 

1La sabiduría edificó su casa, labró sus siete columnas,… 4Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dice: 5Venid, comed mi pan, y bebed del vino que yo he mezclado. 6Dejad las simplezas, y vivid, y andad por el camino de la inteligencia.” (Prov. 9:1-6)

 

         ¿Quién llama a los simples a dejar la simpleza,… para que vivan,…?

 

1La sabiduría edificó su casa, Labró sus siete columnas. 2Mató sus víctimas, mezcló su vino, y puso su mesa. 3Envió sus criadas; Sobre lo más alto de la ciudad clamó. 4Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dice: 5Venid, comed mi pan, y bebed del vino que yo he mezclado. 6Dejad las simplezas, y vivid, Y andad por el camino de la inteligencia.” (Prov. 9:1-6)

 

         ¿Quién enreda a los simples con mentiras,…?

 

                        7Las armas del tramposo son malas; trama intrigas inicuas para enredar a los simples con palabras mentirosas, y para hablar en juicio contra el pobre.” (Isa. 32:7)

 

¿Quiénes son Simples?

 

13La mujer insensata es alborotadora; es simple e ignorante. 14Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad, 15Para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos. 16Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo: 17Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. 18Y no saben que allí están los muertos; que sus convidados están en lo profundo del Seol.” (Prov. 9:13-18)

 

13La mujer insensata es alborotadora; Es simple e ignorante.” (Prov. 9:13)

 

         ¿Quiénes llaman a los simples para encontrarse con la muerte,…?

 

13La mujer insensata es alborotadora; Es simple e ignorante. 14Se sienta en una silla a la puerta de su casa, en los lugares altos de la ciudad, 15Para llamar a los que pasan por el camino, que van por sus caminos derechos. 16Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dijo: 17Las aguas hurtadas son dulces, y el pan comido en oculto es sabroso. 18Y no saben que allí están los muertos; Que sus convidados están en lo profundo del Seol.” (Prov. 9:13-18)

 

¿Hay que dejar la simpleza, si se quiere vivir,…? 

 

22¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores desearán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia? 23Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras. 24Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, 25Sino que desechasteis todo consejo mío y mi reprensión no quisisteis, 26También yo me reiré en vuestra calamidad, y me burlaré cuando os viniere lo que teméis; 27Cuando viniere como una destrucción lo que teméis, y vuestra calamidad llegare como un torbellino; Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia. 28Entonces me llamarán, y no responderé; me buscarán de mañana, y no me hallarán.29Por cuanto aborrecieron la sabiduría, y no escogieron el temor de Jesús, 30Ni quisieron mi consejo, y menospreciaron toda reprensión mía, 31Comerán del fruto de su camino, y serán hastiados de sus propios consejos. 32Porque el desvío de los ignorantes los matará, y la prosperidad de los necios los echará a perder; 33Mas el que me oyere, habitará confiadamente y vivirá tranquilo, sin temor del mal.” (Prov. 1:22-29)

 

1¿No clama la sabiduría, y da su voz la inteligencia? 2En las alturas junto al camino, a las encrucijadas de las veredas se para; 3En el lugar de las puertas, a la entrada de la ciudad, a la entrada de las puertas da voces: 4Oh hombres, a vosotros clamo; Dirijo mi voz a los hijos de los hombres. 5Entended, oh simples, discreción; y vosotros, necios, entrad en cordura. 6Oíd, porque hablaré cosas excelentes, y abriré mis labios para cosas rectas. 7Porque mi boca hablará verdad, y la impiedad abominan mis labios. 8Justas son todas las razones de mi boca; no hay en ellas cosa perversa ni torcida. 9Todas ellas son rectas al que entiende, y razonables a los que han hallado sabiduría. 10Recibid mi enseñanza, y no plata; y ciencia antes que el oro escogido. 11Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella. 12Yo, la sabiduría, habito con la cordura, y hallo la ciencia de los consejos. 13El temor de Jesús es aborrecer el mal; la soberbia y la arrogancia, el mal camino, y la boca perversa, aborrezco. 14Conmigo está el consejo y el buen juicio; yo soy la inteligencia; mío es el poder. 15Por mí reinan los reyes, y los príncipes determinan justicia. 16Por mí dominan los príncipes, y todos los gobernadores juzgan la tierra. 17Yo amo a los que me aman, y me hallan los que temprano me buscan. 18Las riquezas y la honra están conmigo; riquezas duraderas, y justicia. 19Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; y mi rédito mejor que la plata escogida. 20Por vereda de justicia guiaré, por en medio de sendas de juicio, 21Para hacer que los que me aman tengan su heredad, y que yo llene sus tesoros. 22Jesús me poseía en el principio, ya de antiguo, antes de sus obras. 23Eternamente tuve el principado, desde el principio, antes de la tierra. 24Antes de los abismos fui engendrada; antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas. 25Antes que los montes fuesen formados, antes de los collados, ya había sido yo engendrada; 26No había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. 27Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; 28Cuando afirmaba los cielos arriba, cuando afirmaba las fuentes del abismo; 29Cuando ponía al mar su estatuto, para que las aguas no traspasasen su mandamiento; cuando establecía los fundamentos de la tierra, 30Con él estaba yo ordenándolo todo, y era su delicia de día en día, teniendo solaz delante de él en todo tiempo. 31Me regocijo en la parte habitable de su tierra; y mis delicias son con los hijos de los hombres. 32Ahora, pues, hijos, oídme, y bienaventurados los que guardan mis caminos. 33Atended el consejo, y sed sabios, y no lo menospreciéis. 34Bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas. 35Porque el que me halle, hallará la vida, y alcanzará el favor de Jesús. 36Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte.” (Prov. 8:4-35)

 

1La sabiduría edificó su casa, labró sus siete columnas. 2Mató sus víctimas, mezcló su vino, y puso su mesa. 3Envió sus criadas; sobre lo más alto de la ciudad clamó. 4Dice a cualquier simple: Ven acá. A los faltos de cordura dice: 5Venid, comed mi pan, y bebed del vino que yo he mezclado. 6Dejad las simplezas, y vivid, y andad por el camino de la inteligencia.” (Prov. 9:1-6)

 

¿Cómo salir de la simpleza,…?

 

130La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.” (Sal. 119:130)

 

1Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel,… 4Para dar sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura.” (Prov. 1:1-4)

 

5Entended, oh simples, discreción; y vosotros, necios, entrad en cordura.” (Prov. 8:5)

 

         ¿Cómo hacer para que el simple se haga avisado,…?

 

25Hiere al escarnecedor, y el simple se hará avisado; Y corrigiendo al entendido, entenderá ciencia.” (Prov. 19:25)

 

11Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio; Y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia.” (Prov. 21:11)

 

¿Cómo proceder con los simples,…?

 

25Hiere al escarnecedor, y el simple se hará avisado; y corrigiendo al entendido, entenderá ciencia.” (Prov. 19:25) “11Cuando el escarnecedor es castigado, el simple se hace sabio; y cuando se le amonesta al sabio, aprende ciencia.” (Prov. 21:11)

 

¿Cómo los simples son atrapados en el camino que va al Seol, que conduce a las cámaras de la muerte,…?

 

7Vi entre los simples, consideré entre los jóvenes, a un joven falto de entendimiento, 8El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, e iba camino a la casa de ella, 9A la tarde del día, cuando ya oscurecía, En la oscuridad y tinieblas de la noche. 10Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, con atavío de ramera y astuta de corazón. 11Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; 12Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, acechando por todas las esquinas. 13Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo: 14Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; 15Por tanto, he salido a encontrarte, buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16He adornado mi cama con colchas recamadas con cordoncillo de Egipto; 17He perfumado mi cámara con mirra, áloes y canela. 18Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; alegrémonos en amores. 19Porque el marido no está en casa; se ha ido a un largo viaje. 20La bolsa de dinero llevó en su mano; el día señalado volverá a su casa. 21Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, le obligó con la zalamería de sus labios. 22Al punto se marchó tras ella, como va el buey al degolladero, y como el necio a las prisiones para ser castigado; 23Como el ave que se apresura a la red, y no sabe que es contra su vida, hasta que la saeta traspasa su corazón. 24Ahora pues, hijos, oídme, y estad atentos a las razones de mi boca. 25No se aparte tu corazón a sus caminos; no yerres en sus veredas. 26Porque a muchos ha hecho caer heridos, y aun los más fuertes han sido muertos por ella. 27Camino al Seol es su casa, que conduce a las cámaras de la muerte.” (Prov. 7:7-26)

 

Consecuencias de la simpleza.

 

18Los simples heredarán necedad; mas los prudentes se coronarán de sabiduría.” (Prov. 14:18)

 

La mujer Virtuosa

 

¿Qué sobrepasa la estima de la  mujer virtuosa?  

 

10Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” (Prov. 31:10)

 

Características de la mujer virtuosa

 

10Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” (Prov. 31:10)

 

¿Cuál es el carácter de la mujer virtuosa?

 

4La mujer virtuosa es corona de su marido; Mas la mala, como carcoma en sus huesos.” (Prov. 12:4)

 

13Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos.” (Prov. 31:13)

 

            14Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos.” (Prov. 10:14)

 

15Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas.” (Prov. 31:15)

 

16Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos.” (Prov. 31:16)

 

17Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos.” (Prov. 31:17)

 

18Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.” (Prov. 31:18)

 

19Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca.” (Prov. 31:19)

 

20Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso.” (Prov. 31:20)

 

21No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.” (Prov. 31:21)

 

22Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.” (Prov. 31:22)

 

24Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.” (Prov. 31:24)

 

25Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.” (Prov. 30:25)

 

26Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.” (Prov. 31:26)

 

27Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.” (Prov. 30:27)

 

Consecuencias de ser mujer virtuosa

 

10Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.” (Prov. 31:10)

 

11El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias.” (Prov. 30:11)

 

28Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba: 29Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.”  (Prov. 30:28-29)

 

Consecuencias de estar con una mujer virtuosa

 

11El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. 12Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.” (Prov. 31:11-12)

 

23Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.” (Prov. 31:23)

 

 

Para continuar viendo otros misterio Click aquí…

 

flecha2  fecha   fecha

                      INICIO



g g 1.20: Is. 44.25.